Lo bueno y lo malo de los nuevos iPhone

Informe Especial
Tamaño Letra
  • Font Size
Para los conocedores Apple presenta equipos muy costosos y con escasas novedades en comparación a sus anteriores versiones.

El primer iPhone de Apple llegó en 2007 a un precio de 499 dólares. No obstante, la disponibilidad únicamente con contratos de operadora. Desde entonces y hasta 2016, los precios fueron bastante estables, con subidas eventuales (en alguna época los iPhone pasaban tres años con el mismo precio) y más bien comedidas. 

Eso ya cambió. En esta gráfica podemos ver la evolución de los precios de todos los iPhone presentados año por año sin tener en cuenta la inflación.

Después de meses y meses de espera ya están en el mercado los nuevos iPhone XS y iPhone XR.

Los rumores han acertado. Pantallas OLED de 5,8 y 6,5 pulgadas, nuevas cámaras, almacenamiento de 512 GB… pero también ha habido algunos detalles en los que el público no ha quedado tan satisfecho. No son puntos decisivos, no provocarán que los usuarios dejen de comprar estos nuevos iPhone, pero sí que despiertan ciertas críticas.

Un punto que puede considerarse flojo es que los nuevos iPhone siguen utilizando el cable Lightning a USB 3.0, sin ser USB-C, de modo que seguimos sin la carga rápida que muchos terminales Android llevan disfrutando desde hace tiempo. Opcionalmente podemos adquirir un cable Lightning a USB-C y el correspondiente adaptador de corriente, pero ya es un gasto adicional. Además, el hecho de no tener USB-C todavía implica que la transferencia de datos no va a ser todo lo rápida que podría ser.

Otro punto es el precio que puede alcanzar el iPhone XS cuando queremos la máxima capacidad de almacenamiento. El iPhone XS Max de 512 GB llega a costar hasta 1.100 dólares, siendo así el iPhone más caro de la historia por encima incluso de muchos modelos de iPad o hasta de Mac.

Más liviano

Una cosa de la que se está hablando también es el peso de los terminales. Parece que el iPhone XS Max tiene un peso récord de 208 gramos. Lejos se quedan los 112 gramos del iPhone 5, casi la mitad. Su grosor respecto a los iPhone 7 y 8 también aumenta, aunque aquí Apple tiene el argumento justificado de la batería. De hecho muchos usuarios pedían a la compañía que dejará de adelgazar sus terminales para así poder tener más autonomía, y es lo que precisamente se está haciendo.

Más Noticias de esta sección

Ingreso de Usuarios