Perú: un complejo menú de partidos en crisis

Todos los partidos politicos de ese país se encuentran en crisis desde los 90.

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
La mayoría de partidos manifestó que participaría en los comicios, a fin de no perder su inscripción ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE).
(EFE).- El fujimorismo, sin un Fujimori; el aprismo, ya sin su líder Alan García, y parte de la izquierda sin una inscripción electoral propia, integran el menú electoral que los peruanos tendrán que digerir el próximo 26 de enero, así los platos no tengan buen sabor.

"Los partidos llegan débiles. Desde los 90 arrastran una crisis que, pese a los años, no ha mejorado", explicó a Efe el jefe de Estudios de Opinión del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), Hernán Chaparro, al comentar el contexto que rodea las elecciones legislativas para el periodo complementario de 2020-2021.

Si bien la discusión inmediata tras la disolución del Congreso el pasado 30 de septiembre, se centró en el reclamo opositor de que era una medida ilegal, esto pasó página cuando el Tribunal Constitucional informó que sentaría su posición sin variar el cronograma electoral fijado para enero.
Entre ellos, el fujimorismo y el aprismo, que según diversos analistas son los que llegan más golpeados en el desgaste de confrontación con el Ejecutivo y por tener a sus principales líderes involucrados en el escándalo Lava Jato en Perú.

Si bien la sombra de la corrupción ha acompañado a la política peruana de los últimos 25 años, estas elecciones llegan como resultado de intentos para reformar el sistema judicial y de la lucha contra la corrupción, con fiscales incluso más populares que muchos de los políticos, lo que le da a esta cita un carácter esperanzador de "cambio".

Hasta el momento, al menos 6 de los 24 partidos con inscripción llevarán congresistas del Parlamento disuelto.
En ese contexto, Fuerza Popular y el Partido Aprista Peruano alcanzarían, según una reciente encuesta de la empresa privada Datum, apenas el 5 y 3 % de intención de voto, respectivamente.

El fujimorismo, según Chaparro, tendrá que luchar con una imagen relacionada con la corrupción, pero además con el hecho fáctico de que llegan sin un Fujimori en su lista.

En el caso del Aprismo, tanto Chaparro como Albán consideraron que sus probabilidades "son mínimas".
Quien llega mejor ubicado, según la misma encuesta de Datum, es el partido de centro derecha Acción Popular, que aún sin un líder claro, cuenta con un 15 % de intención de voto.

En tanto que la izquierda, que ejerció una importante labor de fiscalización en la lucha contra la corrupción impulsada por el Gobierno de Vizcarra, irá al Congreso en partidos divididos.

El movimiento Nuevo Perú, de la excandidata presidencial Verónica Mendoza, llegará sin una inscripción propia, por lo que aspirará al Congreso en alianza con Juntos por el Perú, del ex primer ministro Yehude Simon, tras una frustrada alianza con el partido de Vladimir Cerrón, un político condenado por corrupción.

El Frente Amplio, que lidera Marco Arana, alcanza una simpatía del 4 %, y una lista en la que no participa ningún reciente excongresista, tiene alternancia de género y cuenta la participación de la activista por los derechos de la mujer Arlette Contreras y la ex trabajadora sexual Ángela Villón, entre otras novedades. EFE