Exoneran tres hombres que estuvieron 36 años presos injustamente en EE UU

Chestnut, Watkins y Stewart, que tenían entonces 16 años, fueron condenados por el crimen aunque los tres siempre defendieron que ellos no estaban en la escuela cuando ocurrió el homicidio.

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Los tres jóvenes fueron declarados culpables y recibieron sentencias de prisión de por vida.

Washington (EFE).- Tres hombres que pasaron 36 años en prisión condenados por un crimen que no cometieron celebraron su primer día de libertad después que un juez en Baltimore, Maryland, los exoneró y les pidió perdón en nombre del sistema judicial estadounidense.

Algunos estudiantes que habían sido testigos del incidente señalaron en fotografías a Chestnut, Stewart y Watkins como sospechosos, y otros apuntaron a otra persona.
"No tengo palabras para expresarme, pero solo quiero dar gracias a Dios", declaró Andrew Stewart, de 52 años de edad, a la estación local de televisión WBAL-11. "Siempre soñé con este momento. Mi mamá siempre tuvo la esperanza de ver a su hijo de vuelta en casa", agregó.
Su madre, Mary Stewart dijo: "Esta es la primera vez que puedo abrazar a mi hijo en unos 20 años. Es una bendición maravillosa de Dios".
Alfred Chestnut, Ransom Watkins y Andrew Stewart fueron liberados en la noche de este lunes, pocas horas después que el juez Charles Peter anuló sus condenas y los fiscales retiraron los cargos derivados de un incidente en noviembre de 1983 cuando Dewitt Duckett, de 14 años, fue asesinado en la escuela secundaria Park.
Los documentos del juicio indican que un hombre con una pistola calibre 22 acosó a Duckett en un pasillo de la escuela y le exigió su chaqueta, que tenía los emblemas de la Universidad de Georgetown. El joven, que se trenzó en una lucha con su atacante y recibió un balazo en el cuello, murió en el hospital.
Chestnut, Watkins y Stewart, que tenían entonces 16 años, fueron condenados por el crimen aunque los tres siempre defendieron que ellos no estaban en la escuela cuando ocurrió el homicidio.
Los investigadores hallaron en un ropero de Chestnut una chaqueta similar a la que tenía Ducckett, pero su madre presentó durante el juicio un recibo de compra y una carta de autenticidad que demostraba que ella la había comprado.
Antes del juicio, algunos estudiantes que habían sido testigos del incidente señalaron en fotografías a Chestnut, Stewart y Watkins como sospechosos, y otros apuntaron a otra persona. Los tres jóvenes fueron declarados culpables y recibieron sentencias de prisión de por vida.

Más Noticias de esta sección

Ingreso de Usuarios