Falta de gobernabilidad afectó a guajiros en 2017

Municipio
Tamaño Letra
  • Font Size
La ausencia del gobernador de La Guajira, Wilmer David González Brito y la del alcalde del Distrito de Riohacha, Fabio David Velásquez Rivadeneira, han provocado una crisis que terminó afectando a toda la población.

Sin embargo, el Departamento viene aquejando la falta de gobierno desde hace seis años. En ese lapso de tiempo La Guajira ha sido gobernada por 10 personas; unos elegidos popularmente y otros por decreto.

Los que sudaron la camiseta y que verdaderamente conocen la problemática social de La Guajira son: Juan Francisco Gómez Cerchar, José María Ballesteros, Oneida Rayed Pinto Pérez y Wilmer González Brito.

Los que han sido designado para cumplir con un requisito de Estado son: Jorge Mario Romero, Sugeila Oñate Rosado, Faihan Alfayes, Jorge Enrique Vélez García, Weildler Guerra Cúrvelo y Tania María Buitrago González.

Con esta situación jurídico político se ha presentado una baja continuidad de las reglas de juego y en la poca maduración de las instituciones, impactaron negativamente procesos como el desempeño fiscal y la inversión pública.
Esta mala calidad afectó a todos los que viven en La Guajira, independientemente de que tengan vínculos o no con las administraciones, tanto departamental como distrital.

Según el economista Cesar Arismendi Morales, los rezagos y las brechas sociales existentes se relacionan con la baja estabilidad y calidad de las instituciones. La seguridad alimentaria, competitividad regional, la innovación, la eficacia, eficiencia y transparencia de la ejecución pública de los recursos, entre ellos, los del Sistema General de Regalías.

Por otra lado, la migración de venezolanos, es la mayor en la historia en La Guajira. Durante el segundo semestre del 2017 se ha presentado una fase de aceleración de la migración voluntaria la cual ha sido considerada como la más grande.

Para el Centro de Estudio Guajira360° la mayoría de los venezolanos llegan al Departamento por Paraguachón. En Maicao, ya son cerca de 25 mil extranjeros, la mayoría trabajan en actividades informales usando el espacio público.

La misma situación se identifica en Riohacha en donde los niveles de informalidad ocupacional se ha elevado al 56,4% y el desempleo ha venido escalando a una tasa de 13,5%. Para las autoridades gubernamentales y la policía, esta situación impacta la seguridad y la convivencia de los municipios de la frontera nororiental colombo-venezolana.


Los comentarios aquí publicados no reflejan la opinión de LA GUAJIRA. Es necesario ser un usuario registrado para poder comentar las noticias. Por favor, ingrese o regístrese como usuario de esta página.

Más Noticias de esta sección