Comunidad estudiantil en hacinamiento y con penurias

La sobrepoblación en escuelas de zona fronteriza se ha incrementado con la llegada de infantes del vecino país.

Península
Tamaño Letra
  • Font Size

Para los estudiantes del corregimiento de Paraguachón, en Maicao, se ha vuelto una utopía la entrega de la nueva escuela, que si bien es cierto, la necesitan con urgencia desde el año pasado.

Estudiantes de Paraguachón, corregimiento del municipio de Maicao, sufren hacinamiento y pese al esfuerzo de la rectora de la institución Georgina Deluquez Torregroza, y de los docentes, las condiciones por la sobrepoblación, es algo que se sale de sus manos.

La crisis del vecino país,  hace que un numeroso grupo de ciudadanos venezolanos,  atraviesen  las trochas para cruzar la frontera diariamente, o cada semana, para llevar a sus hijos a la escuela en Paraguachón, ésta situación ha aumentado ostensiblemente la población escolar, los docentes deben trabajar el doble y los estudiantes en la aglomeración, no cuentan con las condiciones necesarias para aprender.

Cada mañana, estudiantes alijunas, Wayúu, hijos de migrantes venezolanos y colombianos retornados, acuden a la escuela, no tienen el espacio suficiente para compartir en el patio de su institución, ni mucho menos en las aulas de clases, pero más puede el deseo de estudiar que las malas condiciones que deben afrontar por lo que consideran una negligencia administrativa.

El nuevo colegio de Paraguachón, es una mega obra, que consta de 3 etapas, hasta ahora sólo está construida la primera; fue proyectada para brindar las condiciones mínimas para la Jornada Única y albergar a 750 estudiantes, para la totalidad de la población escolar que asistía a las 6 sedes: Paraguachón sede principal, San Felipe, Jotomana, Patajatamana, Mulamana y Maimajasay, al concluirse las dos últimas etapas, la institución iba a ser destinada también a acoger estudiantes en calidad de semiinternos para facilitar el acceso al sistema a niños Wayuu y evitar su deserción por las dificultades que deben afrontar para llegar a clases diariamente.

El ministerio de Educación Nacional, con el entonces alcalde José Carlos Molina, hicieron un acuerdo delante de la comunidad educativa, dónde paralela a la construcción de las aulas, el municipio haría lo propio con el muro de cerramiento, pero no fue así, luego la nefasta intervención que sufre el sector, afectó aún más el proceso, no obstante, la obra fue entregada al municipio en el 2018, o sea que ya van dos años de atraso. En ese entonces, la sede Paraguachón, tenía un poco más de 300 estudiantes.