Guerra sucia en las campañas políticas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Giraldo Acevedo

Jorge Giraldo Acevedo

Columna: Opinión

e-mail: jgiraldoacevedo@yahoo.es

Muy a pesar de la firma de un acuerdo para evitar la violencia en las campañas políticas de Colombia, éste propósito quedó en el papel;  un  ejemplo fue el que  vimos  hace unos días en un debate en el que participaron los candidatos a la alcaldía mayor de Bogotá.

Pero lo acontecido en la capital colombiana también se presenta en la mayoría de las  regiones nacionales y a esta situación no escapan los candidatos en municipios.

En el caso concreto de los aspirantes a alcaldes, en la mayoría de los municipios colombianos, son víctimas de violencia política,  también de señalamientos de desprestigio y hasta polarización. No  es raro  la promulgación de informaciones mediante el sistema de panfletos y hasta  pasquines realizados  por individuos  que no se identifican plenamente.

A manera de otro ejemplo en Íquira, uno de los 37 municipios del departamento del Huila,  los  5  candidatos a la alcaldía se encuentran sometidos a una  absurda campaña de desprestigio y lo peor es  que se ejecuta  mediante la modalidad del pasquin.

Entonces,  en la actualidad son muchas  las regiones colombianas donde la guerra sucia en las campañas políticas es un hecho irrefutable y   se presenta primordialmente por la  costumbre de algunos políticos; de acuerdo a lo que hemos presenciado  en forma desafortunada  algunos de los principales  actores  del sistema electoral en el país tratan por  todos los medios de hacer quedar mal a  sus contendores  y por  eso  acuden  a los  enfrentamientos,  señalamientos y hasta ofensas sin ningún sentido.

Es conveniente entonces, ante la delicada  situación,  que  el ciudadano común y corriente  no tenga en cuenta las diferentes gestiones de violencia política y en consecuencia vote el próximo 27 de octubre  libremente y sin presiones de ninguna índole  con base en la experiencia, la capacidad profesional de los candidatos y también de acuerdo a los  programas o planes a realizar.