El grupo de las siete naciones más industrializadas del mundo dijo en su declaración final ayer sábado que Estados Unidos no está en posición de sumarse al consenso sobre el cambio climático.

Las elecciones británicas, convocadas por Theresa May para conseguir un mandato propio, en lugar del heredado por la renuncia de David Cameron, se concentran más en una nueva caracterización de los partidos que en la decisión de si se refresca o no el apoyo mayoritario a los conservadores para que lideren el proceso de retiro de la Unión Europea.

El fallo de la Corte Constitucional de la semana anterior, para muchos complica el camino a la paz, algo; otros, lo califican como una victoria del uribismo, que no lo es porque ellos querían tumbar todo el ‘fast track’, lo indiscutible es que triunfó la institucionalidad del país, un fallo que brinda garantías para preservar nuestra Constitución y le renueva las credenciales al Congreso como órgano deliberante de los temas importantes.

La tensión mundial no cesa y el mundo vive a la expectativa; mas cuando el secretario de Defensa de Estados Unidos advirtió el viernes que una solución militar a la crisis con Corea del Norte sería trágica en una escala inimaginable, mientras que Pyongyang prometió fortalecer rápidamente su capacidad nuclear mientras enfrente una política estadounidense hostil.

La tensión mundial no cesa y el mundo vive a la expectativa; mas cuando el secretario de Defensa de Estados Unidos advirtió el viernes que una solución militar a la crisis con Corea del Norte sería trágica en una escala inimaginable, mientras que Pyongyang prometió fortalecer rápidamente su capacidad nuclear mientras enfrente una política estadounidense hostil.

China expresó sus planes ambiciosos para que los gobiernos asiáticos y europeos trabajen de forma más estrecha en finanzas, seguridad y una amplia gama de temas dentro de una iniciativa comercial liderada por Beijing.

Para mitigar las temporadas soleadas y contribuir con el fortalecimiento del medio ambiente, la Policía Nacional, apoyó la actividad de entrega de 250 árboles frutales en el sur de La Guajira, niños de la zona del departamento estuvieron presentes en esta actividad.

En la Universidad de La Guajira se realizó un espacio académico en el que el eje central fue el papel de los jóvenes en la prevención de la violencia, la solución pacífica de los conflictos, y la construcción de un futuro esperanzador para el territorio. Un de las ponentes fue Angélica Agamez, coordinadora de la ACR Cesar-Guajira.

Un incentivo en nutrición se le otorgo a los usuarios del programa Más Familias En Acción del municipio El Molino, este proceso se llevó a cabo en las instalaciones del auditorio de la unidad de atención a las víctimas, también fueron atendidas las novedades que se le presentan a los usuarios en los casos de cambio de documentación por edad y/o certificación de control de crecimiento y desarrollo.

Algunos pescadores del municipio de Dibulla manifiestan que desde que se construyó el puerto, la pesca de especies como langostino ha disminuido.

Se instaló oficialmente el Consejo Cuenca de los niveles subsiguientes de Río Ancho y Otros Directos al Caribe.

El equipo de educación ambiental, con el apoyo de la unidad móvil, desarrolló una jornada siembra de 60 árboles frutales y maderables en la ranchería Julián Pérez.

Sombrío panorama el de nuestro país, agobiado por toda clase de males. Y lo peor, un incierto porvenir. Mientras tanto, muchos de nuestros compatriotas prefieren mirar hacia otro lado y pensar en asuntos de menor calado.

Como mis lectores son primordialmente citadinos, es entendible que usted no comprenda o le interese poco la problemática de la tierra, más allá del estereotipo de su falsa concentración –que no el abandono del Estado– como causa de la pobreza y la violencia rural.

Creo que no podemos seguir viviendo en una sociedad en la cual ha desaparecido el sentido de culpa, una en la que se relativiza la responsabilidad que tenemos en acciones que nos dañan y también causan daños en los demás.

El mundo necesita unirse y reunirse para solucionar los muchos trances que nos acorralan. Todo ello, hemos de hacerlo de manera conjunta y dialogada. Ciertamente, acortadas las distancias entre nosotros, nos falta fusionar culturas hasta hermanarse; porque, si en verdad queremos prevenir inútiles contiendas y preservar lo armónico, hay que reorganizarse, rehacerse y renacerse como humanidad reconciliada. Sea como fuere, debemos pasar página y reforzar la confianza entre nosotros. En consecuencia, alistamos una necesidad de que la ciudadanía se halle así misma y todo se ponga a su servicio, mediante el activo de una cultura inclusiva y de justicia, igualitaria, que dignifique a todo ser humano, cualquiera que sea su creencia, raza, sexo, posición económica u otra condición. Ya está bien de tantos desprecios discriminatorios hacia nuestros análogos. Ha llegado el momento de cobijar y auxiliarse, de enfundar las espadas de los unos contra los otros, de establecer el lenguaje del respeto ante todo y sobre todo y en todas partes, de recuperar la gratuidad como abecedario de una globalizada civilización del encuentro, y no del encontronazo, ni de la venganza. Sin duda, toca ensanchar el corazón para poder vivir una vida más profunda; y, de este modo, reencontrarse con el vínculo de la amistad y la apertura hacia nuestros semejantes, desde la más genuina libertad y en un ambiente seguro de su persona.

Cae el telón y los actores se quitan los disfraces y el maquillaje que cubría sus intenciones. El Gobierno no disimula sus compromisos con las Farc ni su angustia por la imagen internacional de la paz, que le preocupa más que la paz misma, y con el Nobel a dos manos se lanza a una implementación a trompicones.

El futuro no está en nuestra manos, no sabemos que noticia podemos recibir que nos haga sufrir o que nos quite la paz. Está en nuestras manos el presente. Y por eso tenemos que hacerlo con inteligencia, sabiduría, valentía, amor y bondad. No podemos descuidar nuestras decisiones y acciones. Tenemos que recordar que ellas son las que nos llevan al futuro. Considero que es fundamental para ser feliz actuar con compasión. Esto es, que entiendas que la historia la realizamos todos, relacionándonos y construyendo proyectos que nos benefician o nos lastiman a todos; debemos ser conscientes que, por mucho que lo intentemos, no podemos hacer la vida sin tener en cuenta al otro, al que está a nuestro lado. Ser compasivos es comprender que el otro necesita de mí y que así como a mí me duele lo malo que me pasa a los otros también les duele. Sentir al otro es fundamental para poder hacer un buen proyecto de vida.
Publicidad