Cinco años han pasado desde que Nicolás Maduro fue oficialmente elegido presidente de Venezuela, y la vista en retrospectiva de la nación con mayores riquezas naturales del mundo es la mirada a una casa que gotea por el techo y arde en llamas al mismo tiempo.

Seis años después, Eta, organización terrorista nacionalista vasca que se  proclamó independentista, abertzale, socialista y revolucionaria, ha empleado literalmente, por primera vez, la palabra perdón, aunque la ha dirigido únicamente a un tipo de víctimas, las ajenas al conflicto. Desde la creación de la primera Eta han existido diferentes organizaciones con el mismo nombre surgidas como resultado de diversas escisiones, coexistiendo en varias ocasiones algunas de ellas; de las cuales solo perduraría la conocida como Eta militar, si bien actualmente está inactiva tras el anuncio del cese definitivo de su actividad armada en octubre de 2011.

Está por comprobarse si todos los migrantes dejan de verdad para siempre su país. Una cosa es irse de un lugar y otra consumar el desarraigo del alma, el abandono, el desinterés, la nostalgia o el olvido. Quienes se van a buscar una vida nueva, en otra parte, pasan a vivir dos vidas: la del recuerdo y la de la renovación, que por lo general seguirán entrelazadas para siempre.

En lugar de que se acentúe una confrontación de sordos, el mundo merece que se sepa la verdad sobre el ataque que desencadenó la presente mini guerra fría entre rusos y británicos.

Los ojos del mundo están puestos en Siria, pendiente de ello, por lo tanto, también pendiente la paz mundial. El ataque a Siria por parte de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia supone una grave escalada de la tensión entre Washington y Moscú, que desde hace años se están midiendo en ese país árabe, donde actúan fuerzas de distintos países.

Los ojos del mundo están puestos en Siria, pendiente de ello, por lo tanto, también pendiente la paz mundial. El ataque a Siria por parte de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia supone una grave escalada de la tensión entre Washington y Moscú, que desde hace años se están midiendo en ese país árabe, donde actúan fuerzas de distintos países.

En tres meses, según Medicina Legal, han fallecido 1.547 personas en accidentes de tránsito.

En el reciente informe de la Superintendencia Financiera, reveló que en el arranque del año se reportaron 758 mil nuevos afiliados a los fondos privados de pensiones.

A nivel global, la inversión total en infraestructura, pública y privada, fluctúo entre el 4,0% y el 8,5% del PIB entre 1992 y el 2013, mientras que América Latina y el Caribe, invirtió solo el 2,4%.

El director del DANE, Mauricio Perfetti, reportó que 5 millones 48.492 colombianos realizaron el censo virtual en el país.

Un informe del DANE reveló que el desempleo en los hombres colombianos aumentó durante el período diciembre-febrero, mientras que en el caso de las mujeres se registró una disminución.

Pese a que la tasa de trabajo infantil en el último trimestre del 2017 (octubre - diciembre), fue del 7.3%, la más baja de los últimos seis años, según reveló el Dane, aún hay cerca 796 mil menores entre los cinco y los 17 años inmersos en este flagelo.

Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez, capturado en la operación contra Jesús Santrich, negoció en pocas horas con los Estados Unidos y hoy es testigo protegido. Tiene información sobre la participación en narcotráfico de otros miembros de la cúpula de las Farc y sobre el entramado de corrupción que hay entre amigos de gobierno y de esa organización guerrillera en torno a la implementación del pacto de “paz”.

Todo se veía venir. En 2011, por presión de Chávez, se suspendió la fumigación en el Catatumbo. En 2014 en Putumayo por presión de Correa, y en 2015 en todo el país por presión de las Farc. Resultado: 200.000 hectáreas de coca y dos inmensas regiones entregadas a la violencia por la incapacidad del Gobierno para controlarlas.

Cuando se piensa en un partido político, viene a la cabeza la imagen de una institución capaz de agregar los intereses y problemas nacionales y construir respuestas y soluciones. Sin embargo, hoy en Colombia el referente de un partido político es la desconfianza y el repudio a la política y a los políticos.  La crisis de los partidos, sin excepción, ha minado la credibilidad y el interés ciudadano por participar en el destino de su país. Ya sea porque se perdieron sus principios fundadores, porque la arbitrariedad fue el determinante de sus decisiones o simplemente porque sus miembros se dedicaron a la mecánica y olvidaron las ideas.

En videos y audios grabados por la DEA, y por el testimonio de un infiltrado de esa agencia norteamericana, queda probado inequívocamente que entre junio de 2017 y abril de este año Jesús Santrich, representante a la Cámara por las Farc, y Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez, negociaron el envío de diez toneladas de coca a cambio de quince millones de dólares, que recibieron cinco millones de dólares como pago adelantado, y que la captura de Santrich tuvo que acelerarse porque fue advertido de que le estaban haciendo seguimiento por un policía y se corría el riesgo de dañar toda la operación.

Todo empezó mal cuando Santos decidió que el fin de la paz justificaba todos los medios, y pagó con mermelada la “Unidad Nacional”  que la impuso a pupitrazo, llevándose por delante la dignidad del Congreso.

La Unidad de Investigación Periodística de la Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano lanzó el proyecto La guerra va a la escuela, que muestra el terrible impacto del conflicto armado en la educación colombiana. Es ineludible preguntarse entonces, como evitar que esto nos vuelva a pasar. Y una de las respuestas posibles es, asegurar la continuidad de los esfuerzos y las políticas sociales, fortalecer la institucionalidad y empoderar a las comunidades. Con ese norte en la mira, culminamos esta semana legislativa.

Publicidad