Falcao y su Mónaco no pudieron ante su exequipo

El delantero samario participó en la jugada de gol de su equipo, pero no pudo hacer nada para evitar la caída. Foto/EFE

Deportes - Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
No hubo duelo samario. ‘El Tigre’ jugó los 90 minutos, mientras que Andrés Solano fue enviado a las gradas.

(EFE).- El Atlético de Madrid resurgió en Mónaco con un estreno ganador en la Liga de Campeones 2018-19, en el que remontó un gol en el primer tiempo con pegada y determinación por medio de Diego Costa y José Giménez, los dos goleadores de una reacción promovida por Antoine Griezmann y Koke Resurrección.

Al ritmo de los dos, ambos esenciales para las máximas aspiraciones que se plantea el conjunto rojiblanco para este curso y ambos indispensables para la victoria de ayer -el francés asistió el 1-1 y el madrileño participó en ambas dianas-, su equipo se reactivó en el estadio Luis II con un buen resultado, con algún buen pasaje, pero también con unos cuantos aspectos aún mejorables.

El Atlético demostró carácter y sobre todo pegada; dos cualidades transcendentes en todo su recorrido de éxitos de los últimos seis años y dos bases sobre las que construir su reacción en este inicio de temporada. De momento se reencontró con la victoria, mientras ajusta su funcionamiento colectivo y potencia sus individualidades, además con la capacidad para levantar un gol en su contra.

El 1-0 fue un despropósito propio. De Saúl, sobre todo, cuando amortiguó con el pecho una pelota sencilla al borde del área, sin atender a que detrás esperaba el samario Falcao para arrebatársela con suma facilidad, pero también de Correa, que intentó controlar de espaldas, hacia su portería, un balón que nunca debió ni siquiera pensar en controlarlo. El rechace fue a Gandsir, que culminó el gol.

El Atlético se rebeló contra ese error al ritmo de Koke y Griezmann. Incluso sobre un césped horrible, también impropio de un duelo de la Liga de Campeones, el fútbol entre líneas del francés fue un jeroglífico irresoluble para su rival, un equipo que, aún con el 1-0, evidenció que hoy por hoy está lejos del club madrileño.
Sin nada del otro mundo, después de una estirada de Jan Oblak para repeler el trallazo desde fuera del área de Aholou, en cuanto encontró la verticalidad, la destreza con la que mejor se mueve en ataque, derribó a su oponente con dos golpes en el cuarto de hora final del primer tiempo, desde el 1-1 de Costa al 1-2 de Giménez.