La juez mantiene en prisión al colombiano detenido por matar a joven española

Judiciales - Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
(EFE).- El ciudadano colombiano acusado de la desaparición de una joven española de 25 años continuará en prisión por homicidio después de negarse a declarar ante el juez.
El acusado, Jorge Ignacio P., de 38 años y con antecedentes delictivos, confesó la pasada semana haber descuartizado a la joven Marta Calvo y tirar después las partes del cuerpo en diversos contenedores.

Este martes fue conducido a los juzgados para ratificar la medida de prisión, en una sesión en la que se acogió a su derecho a no declarar, informaron a Efe fuentes judiciales.

Lo que si hizo fue pedir perdón por lo ocurrido ante la magistrada que instruye la causa, que sigue abierta por un delito de homicidio.

La abogada de la familia de la joven desaparecida, Pilar Jové, aseguró hoy que los investigadores no creen al detenido, quien asegura que, tras pasar la noche con ella, se la encontró muerta al despertar y, asustado, se deshizo del cuerpo.

Jové indicó a la prensa la magistrada "ha apreciado ciertas incoherencias y contradicciones" entre el testimonio del acusado y la documentación existente.

Marta Calvo desapareció el pasado 7 de noviembre en Manuel, un municipio de la provincia de Valencia (este), después de haberse citado por internet con el detenido.

Desde que se perdió la pista de la joven se realizaron continuas batidas por las proximidades del pueblo donde desapareció, incluido un río que bordea la localidad, en las que participaron agentes, perros especializados e incluso un helicóptero.

Jorge Ignacio P. fue detenido en Italia en 2008 y condenado después por tráfico de drogas, por estar en posesión de nueve kilos de cocaína, pero sus antecedentes en España son por multas y resistencia a la autoridad en casos relacionados con la seguridad vial.

Las fuerzas de seguridad españolas buscan a otra joven desaparecida en la misma zona, aunque está prácticamente descartada la conexión entre ambos casos . EFE