Quedan dos sobrevivientes del choque en Fundación

Yaledys Galvis Cuadros, de 16 años de edad.

Judiciales - Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Luego de cinco días del siniestro en el que murieron cuatro personas, todos de una misma familia, se mantienen las expectativas de vida de las dos jóvenes que aún están en la clínica.

“Yo le dije a mi hija que no se viniera y ella me respondió: mami, ya mi tío tiene los cupos programados y ya está el viaje cuadrado”. Estas fueron las últimas palabras que Lilia Cuadros tuvo con su hija, Yaledys Tatiana Galvis Cuadros, de 16 años de edad, una de las sobrevivientes del lamentable choque ocurrido el pasado 6 de enero entre un taxi “zapatico” y una camioneta, en la variante de Fundación, en el que perdieron la vida cuatro personas, todos de una misma familia.

La segunda en salvarse de esta tragedia es Jesica Galvis, de 20 años, quien es la que se encuentra estable y en recuperación en la clínica Bahía, pues sólo recibió golpes en el cuerpo que no le comprometieron fracturas o algún órgano.
Jesica Galvis, de 20 años.                                                                       Jesica Galvis, de 20 años.
La tragedia
La mujer, quien se gana la vida trabajando como comerciante, habló con EL INFORMADOR y comentó la tragedia por la que hoy se encuentra viviendo toda su familia y sobre el delicado estado de salud de la estudiante de bachillerato Yaledys, sobrina del conductor del taxi quien falleció ese mismo día junto con su esposa y una hija, luego de retornar de la ciudad de Bucaramanga, pues habían estado desde el 2 de enero en una conmemoración de los tres años de la muerte de un familiar.

El diagnóstico 
El diagnóstico de la menor es delicado, pues los médicos dijeron que tras el accidente se le había reventado el bazo, tiene un trauma toráxico y los pulmones inflamados. El mismo día del accidente fue trasladada de Fundación para internarla también en la clínica Bahía, donde tuvieron que drenarle más de dos litros de sangre en el estómago, dijo la mamá. 

Las expectativas 
Además de tener sangre en los pulmones y una pierna partida, en la noche del miércoles la menor tuvo una crisis, pero fue ingresada a cirugía de inmediato donde pudieron estabilizarla, por lo que Lilia dice que los galenos la ven con expectativas de vida, pues la vieron mejor para que el día de hoy sea operada de la pierna.

La comerciante indicó que no han sido días fáciles y que no ha salido de la clínica cuidando de su hija, mencionando con gran tristeza que no pudo asistir al funeral de su hermano, la esposa y sus dos sobrinas, las cuales una de ellas falleció en la mañana del miércoles. “No he sabido del accidente, no he podido salir de la clínica, mi hermanito murió, la esposa murió, mis sobrinas murieron y ni si quiera pude ir al sepelio porque la niña ha estado muy delicada y no me puedo mover”, precisó. 

Momento antes del accidente
Nelson Cuadros Sánchez, conductor del taxi, llamó a Lilia para avisarle que el sábado en la tarde llegarían a Santa Marta, pero que había tenido un percance en el camino porque se había varado. “Yo en el trabajo estaba preocupada porque mi hija no me llamaba y a las 5:00 de la tarde me avisaron que hubo un accidente, una hermana mía me llamó de Bucaramanga y me dijo que había llamado la policía diciendo que mi hermano se había accidentado”. 

La mujer que antes tenía nueve hermanos y ahora son ocho, guarda la fe de que su hija saldrá de esta batalla para continuar su vida.

El accidente
Como se conoció, el accidente automovilístico ocurrió cerca de las 4:00 de la tarde del sábado, luego que chocaran el taxi de placas UQR-750, contra la camioneta MVK-906, que acabó con la vida de cuatro personas, entre ellas dos menores de 11 y 10 años de edad.