Mancuso fue trasladado a cárcel de mediana seguridad en EE. UU.

Judiciales - Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Al exjefe paramilitar le faltan 31 meses de cárcel para volver a Colombia o ir a Italia.

A menos de tres años de ser liberado en Estados Unidos,Salvatore Mancuso  logró que a finales del año pasado la justicia lo trasladara a USP Atlanta, un penitenciario de mediana seguridad ubicado en el estado de Georgia, en el sur del país. Mancuso cuenta con condiciones mucho más cómodas, menos restricciones y está tranquilo.

Sus abogados lograron el traslado tras enviar dos cartas a la justicia de Colombia y a los fiscales del caso en Estados Unidos. En una de ellas, con fecha de noviembre pasado, Mancuso se quejó de las duras condiciones de encierro que enfrentaba, con incomunicación total, en una celda de 2 metros por 3 sin ventana.

El exparamilitar denunció estar sometido a una tortura psicológica, que lo había hecho perder más de 15 kilos y no le permitía procesar la información correctamente. En otra comunicación, la defensa de Mancuso anunció que le iba a notificar al gobierno colombiano un posible traslado del exparamilitar para “facilitar sus encuentros con los fiscales colombianos y los servidores judiciales delegados por los diferentes despachos jurisdiccionales que requieren de su colaboración”.

Sus abogados en esta ocasión reiteraron que Mancuso quería cooperar con la justicia colombiana y que aún le faltaba entregar información que ha venido recaudando en los últimos años. Citaron en particular el caso del ganadero Santiago Uribe Vélez. La defensa de Mancuso anunció además que tenía la intención de postularse a la Ley de Justicia Especial de Paz (JEP), algo que según allegados fue lo que más pesó para lograr su traslado.

Sin embargo, a algunas personas cercanas a Mancuso les llamó la atención que quisiera aplicar a la JEP, pues una de las opciones que barajaba después de cumplir su pena el 8 de julio de 2020 era irse a Italia, donde tiene nacionalidad. Hasta ahora, Mancuso había pasado por las penitenciarías de Northern Neck Regional Jail en el estado de Virginia, Fci Gilmar en Virginia Occidental y por la Metropolitana de Brooklyn.

El exjefe paramilitar, que en Colombia debe responder por 60 mil delitos por línea de mando, fue condenado en Estados Unidos a 15 años por narcotráfico, luego de ser extraditado en 2008.