Fiscal general dice que hay una conspiración para desacreditarlo

Néstor Humberto Martínez, fiscal general de la Nación

Judiciales - Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size
El funcionario está en el ojo del huracán luego que el pasado lunes Noticias Uno emitiera una entrevista grabada en agosto con Jorge Enrique Pizano, considerado testigo clave en el caso e interventor de la carretera Ruta del Sol II.

Bogotá (EFE).- El fiscal general Néstor Humberto Martínez, aseguró que hay una conspiración para desacreditarlo a él y a ese organismo, al referirse a la revelación de que sabía de la corrupción de la constructora brasileña Odebrecht en el país, escándalo avivado por la muerte de un testigo clave y de su hijo.

Así lo manifestó Martínez en entrevistas a televisiones locales en las que defendió la actuación de la Fiscalía en el caso de los sobornos que pagó Odebrecht en Colombia para que se le adjudicaran millonarios contratos de construcción de obras de infraestructura.

"Yo ya lo he dicho desde hace meses: se ha montado una conspiración contra el fiscal porque el fiscal le incomoda a esas personas o que fueron clientes míos o compañeros de trabajo porque yo no soy una persona que me entrego a los intereses de ellos ni en privado ni mucho menos en público", dijo a Caracol Televisión.

Martínez está en el ojo del huracán luego de que el pasado lunes el informativo Noticias Uno emitiera una entrevista grabada en agosto con Jorge Enrique Pizano, considerado testigo clave en el caso e interventor de la carretera Ruta del Sol II, cuyo socio mayoritario era Odebrecht.

Pizano, quien padecía un cáncer y cuya muerte el pasado jueves al parecer de un infarto es investigada por las autoridades, denunció que Martínez conocía desde 2015, antes de asumir la Fiscalía, las irregularidades en la licitación para la construcción de la Ruta del Sol II.

A la muerte de Pizano le siguió tres días después la de su hijo, el arquitecto Alejandro Pizano Ponce de León, quien falleció envenenado con cianuro después de llegar de España para asistir al sepelio de su padre.

Según la Fiscalía, el joven ingirió el cianuro al beber agua de una botella que estaba en el escritorio de su padre en la casa que la familia tiene en la localidad de Subachoque, en las afueras de Bogotá.

Por esa razón, y pese a que la causa de la muerte de Jorge Enrique Pizano fue infarto cardiaco, se investiga si también bebió del agua envenenada con cianuro que mató a su hijo.

Más Noticias de esta sección

Ingreso de Usuarios