Eufemia Balcazar Zubiria una madre abnegada, terca, pechichona y consentida

Municipio
Tamaño Letra
  • Font Size
Una mujer que pese a sus 86 años de edad muestra la fortaleza y el brío en las ganas infinitas de seguir viviendo.

Siente que ha sido escogida por el creador, por lo que se autoproclama una madre afortunada por el solo hecho de contar con el amor y respeto de cada uno de sus hijos o el interés permanente profesado por muchos de sus nietos, quienes también vienen a enriquecer sus facultades como mujer.

Eufemia Balcazar de Morales, quien conoció la luz del mundo el 3 de septiembre de 1931, germinada de la unión de Fernando Zubiria y Dolores Balcazar, fue el motivo para que sus hijos implementaran una estrategia de cuidado para esta madre abnegada, que ha acompañado en los triunfos y en las derrotas.

Después del nacimiento de su primer hijo, tradicionalmente cada mes de diciembre arma el pesebre navideño en la sala de su casa, como símbolo innegable de agradecimiento cristiano a favor de toda su familia.

Recuerda claramente de mayor a menor el nacimiento de sus 12 hijos y los sucesos que la rodearon en cada proceso de gestación y formación al lado de su esposo fallecido, Tomás Emilio ‘Millo’ Morales Cariachil.

Suele encontrársele recostada en una silla o emparejadita en su humilde hamaca en el kiosco de su casa, compartiendo un café o sus bendiciones con quienes la visitan, o simplemente compartiendo con sus nietos.

Pueden ser estas facultades, una doctrina para declararla un ángel o embajadora del dueño de la creación aquí en la tierra, sumando su ferviente devoción a la Virgen María como lo muestra en las cuentas del Santo Rosario que siempre cuelga de su cuello.

Más Noticias de esta sección