Todavía hay esperanzas

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Alcanzar las metas del Acuerdo de París sobre el cambio climático es aún posible, pero los países firmantes podrían verse obligados a reforzar sus compromisos para la reducción de emisiones, y así darle un respiro al mundo sobre este tan delicado e importante para todas las naciones.

Esta afirmación basada en la investigación liderada por la Escuela de Ciencias Físicas, Matemáticas e Ingeniería de la Universidad de Exeter en Reino Unido, analiza el presupuesto de carbono con el que cuenta el planeta para no superar los límites establecidos; es decir la cantidad de gases de efecto invernadero que todavía se puede emitir para no rebasarlos.

Los acuerdos alcanzados en la Cumbre del Clima de París de 2015, fijaron un aumento máximo de la temperatura del planeta en 2100 de 1,5º C sobre los niveles preindustriales, recuerdan los expertos. El Acuerdo de París ha abierto el debate sobre si el limitar el calentamiento a los 1,5 grados es compatible con los compromisos actuales de reducción de emisiones y el calentamiento de en torno a 0,9 grados desde mediados del siglo XIX hasta la presente década.

En las revelaciones se tiene en cuenta que el presupuesto de emisiones de carbono permisible restante que, a su vez, es compatible con el citado objetivo de los 1,5 grados, es mayor de lo que se pensaba originalmente. Así mismo, explican, el calentamiento global antropogénico ha provocado que la temperatura de superficie en 2015 fuese 0,93º C más altos que los registrados a mediados del siglo XIX.

Los trabajos realizados son serios y los científicos combinaron el uso de un modelo climático de carbono simple con propiedades clave del sistema climático y con datos del estado de clima actual para calcular el presupuesto de carbono restante compatible con las metas fijadas.

En este sentido, constataron que una fuerte reducción de gases de efecto invernadero diferentes al dióxido de carbono y continuos ajustes a la baja de CO2 podría permitir emisiones netas de carbono de entre 250 hasta 540 gigatoneladas. Esta horquilla, apuntan, podría ser compatible con el objetivo de limitar el calentamiento global del planeta en 2100 hasta los 1,5º C sobre los niveles preindustriales. Igual se deben tener en cuenta que las actualizaciones periódicas sobre calentamiento antropogénico, basadas en una metodología transparente, servirán para que los países firmantes puedan ajustar sus compromisos en la lucha contra el cambio climático. En consecuencia, limitar el calentamiento a 1,5 grados no es todavía una imposibilidad geofísica, pero es posible que necesite que se cumplan compromisos reforzados para 2030, a los que deberían seguir reducciones pronunciadas y rápidas.

El fortalecimiento de las reducciones de emisiones a corto plazo serviría de protección ante una posible respuesta climática fuerte o ante tasas de reducción subsiguientes que resulten inviables desde el punto de vista económico, técnico y político. El cambio climático es un cambio en la distribución estadística de los patrones meteorológicos durante un periodo prolongado de tiempo, décadas a millones de años. Puede referirse a un cambio en las condiciones promedio del tiempo o en la variación temporal meteorológica de las condiciones promedio a largo plazo; por ejemplo, más o menos fenómenos meteorológicos extremos. Está causado por factores como procesos bióticos, variaciones en la radiación solar recibida por la Tierra, tectónica de placas y erupciones volcánicas. También se han identificado ciertas actividades humanas como causa principal del cambio climático reciente, a menudo llamado calentamiento global.


Los comentarios aquí publicados no reflejan la opinión de LA GUAJIRA. Es necesario ser un usuario registrado para poder comentar las noticias. Por favor, ingrese o regístrese como usuario de esta página.

Más Noticias de esta sección