El riesgo de los celulares

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Todos toman riesgos calculados todos los días. Los autos que conducimos, los alimentos que comemos, las actividades que elegimos.

El Departamento de Salud Pública de California emitió una advertencia sobre el peligro potencial de la radiación del teléfono celular, planteando la cuestión de cuán peligroso es el uso rutinario del teléfono celular para adultos y niños. La preocupación aumentó cuando un estudio por separado de una empresa norteamericana de salud, simultáneamente dijo que las mujeres embarazadas expuestas al tipo de radiación producida por los teléfonos celulares tienen un mayor riesgo de abortos involuntarios.

Estas revelaciones de la ciencia hace que sea más importante que nunca que los científicos y la industria tecnológica sean lo más claros posible sobre lo que sabemos sobre el riesgo del uso diario de teléfonos celulares por parte de niños y adultos, y de lo que no sabemos.

No se ha demostrado de manera concluyente que los teléfonos celulares representen un riesgo para la salud. Eso es ampliamente aceptado entre los investigadores. Pero se necesitan más estudios a largo plazo para saberlo con certeza. 

La fuente principal en los Estados Unidos sobre cuestiones de riesgo de salud es el Centro para el Control de Enfermedades. Su evaluación es: “En los últimos 15 años, cientos de nuevos estudios de investigación han investigado si los problemas de salud pueden estar relacionados con el uso del teléfono celular. Algunos de estos estudios han sugerido la posibilidad de que el uso prolongado y elevado de teléfonos celulares pueda estar relacionado con ciertos tipos de cáncer cerebral. Estos estudios no establecen el vínculo de manera definitiva. Los científicos necesitarán realizar más estudios para aprender más sobre este posible riesgo”.

La industria de la tecnología califica los temores como infundados. Una declaración de la Asociación de la Industria de Telecomunicaciones Celulares dijo la semana pasada que la FDA, la FCC, la Organización Mundial de la Salud, la Sociedad Americana del Cáncer y otras organizaciones acuerdan que “la evidencia científica no muestra ningún riesgo para la salud conocido debido a la energía de radio frecuencia emitida por los teléfonos celulares”.

El temor para muchas personas es que la energía de radiofrecuencia, o radiación, de los teléfonos celulares puede presentar un riesgo de cáncer. Pero la radiación del teléfono móvil, a diferencia de los rayos X o los rayos gamma, produce una energía tan baja que no puede causar la ionización generalmente asociada con el riesgo de cáncer.

Los teléfonos celulares están aquí para quedarse. Las recomendaciones estatales son un caso en el que el estado trata de equivocarse por precaución. Mantente al tanto de la ciencia y actúa en consecuencia.