El avance de las caravanas migrantes

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Alimentadas por la pobreza y la inseguridad, las caravanas de migrantes que recorren México para llegar a Estados Unidos no tienen un líder definido, pero sí muchos actores implicados y un sinfín de motivos.

Se convocaron para salir de Honduras a causa de la difícil situación de violencia callejera, y pensaron en hacerlo de manera colectiva para darse fortaleza y seguridad.

Cuatro caravanas de migrantes centroamericanos, unas 10.000 personas en su mayoría de Honduras y El Salvador, recorren México en un éxodo sin precedentes que ha acentuado el agresivo discurso antimigración del presidente de EE.UU., Donald Trump, que este martes afronta unos comicios legislativos como un plebiscito a su favor o en contra. La miseria y la inseguridad se le añade, al menos en Honduras, el cierre de la esperanza democrática para encontrar una solución.

La coincidencia con las legislativas de EE.UU, que ha facilitado que Trump use de nuevo la inmigración como un arma electoral, ha disparado todo tipo de conjeturas sobre a quién favorece el éxodo y los motivos de los organizadores.

El actual movimiento tiene, no obstante, precedentes porque desde hace unos diez años varios contingentes cruzan México para llegar a Estados Unidos. Por ejemplo, el llamado Viacrucis del Migrante de la Semana Santa de este año.

Una de las principales incógnitas que rodea estas caravanas gira entorno a sus organizadores. Según los propios migrantes -en su mayoría familias con niños- se enteraron por vecinos y redes sociales de la iniciativa que les motivó a organizarse.

No obstante, desde que la primera caravana se formara el 13 de octubre en San Pedro Sula (Honduras), se ha hablado de intereses ocultos, y Guatemala y Honduras lamentaron los “fines políticos” que había detrás de ese primer contingente. Asimismo, se investiga si el exlegislador hondureño Bartolo Fuentes, detenido en Guatemala, es uno de los organizadores de la caravana. Por miedo a ser enjuiciado, el pasado 31 de octubre se supo que Fuentes había abandonado Honduras. Pero tras el nacimiento de los contingentes, sí hay varios actores políticos que buscan politizar el movimiento.

No obstante, durante estas semanas la entidad civil - que ha encabezado anteriores caravanas- ha reiterado, en múltiples ocasiones, que solo apoya estos contingentes. Junto a la labor de esta ONG, están los liderazgos en el interior de esta caravana, formados por algunos migrantes que han tomado las riendas de varios grupos.

Sí puede haber personajes detrás, pero de ahí a suponer que estas personas llevan un interés particular, económico o político en esta ola de migración, hay un poco de distancia. Cada vez que veas una caravana, o a gente que viene de manera ilegal o intenta venir a nuestro país de manera ilegal, ¡piensa en y culpa a los demócratas por no darnos los votos para cambiar las patéticas leyes migratorias!”, indicó Donald Trump hace unos días en Twitter.

Paralelamente, en México se ha aplicado el plan “Estás en tu casa”, que facilita la condición de refugiado y da empleo temporal y atención médica a aquellos migrantes que se queden en los estados sureños de Oaxaca y Chiapas. Hasta el momento, unas 2.000 personas se habrían adherido al plan, pero la mayoría prosiguió su ruta.

Unas 1.500 personas de la primera caravana llegó en las últimas horas a la Ciudad de México, que espera hasta 5.000 migrantes, por lo que se ha proclamado como ciudad santuario. Es un escenario francamente delicado, por el momento político en México -a punto de cambiar de presidente- pero también para Estados Unidos.

Más Noticias de esta sección

Ingreso de Usuarios