Uruguay titubea entre izquierda y derecha

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
La disyuntiva ideológica entre un oficialismo de izquierda que lleva 15 años en el poder y el retorno de la derecha mediante una coalición encabezada por el opositor Partido Nacional, PN, fuera del Gobierno desde hace un cuarto de siglo, se pondrá a prueba mañana domingo en las elecciones de Uruguay.
Economía, seguridad, diversidad y educación son algunos de los asuntos fundamentales que están en juego en estos comicios que, según las encuestas, serán los más reñidos de los últimos años.La disyuntiva ideológica entre un oficialismo de izquierda que lleva 15 años en el poder y el retorno de la derecha mediante una coalición encabezada por el opositor Partido Nacional, PN, fuera del Gobierno desde hace un cuarto de siglo, se pondrá a prueba mañana domingo en las elecciones de Uruguay. Economía, seguridad, diversidad y educación son algunos de los asuntos fundamentales que están en juego en estos comicios que, según las encuestas, serán los más reñidos de los últimos años.Uno de los focos de la votación del domingo estará en el plebiscito "Vivir Sin Miedo", que busca reformar la Constitución con artículos centrados en la seguridad pública. Esta propuesta, que logró más de 405.000 firmas, plantea crear una Guardia Nacional con 2.000 militares para participar en la seguridad ciudadana junto a la Policía, permitir allanamientos nocturnos, negar la libertad anticipada a prisioneros culpables de determinados delitos y la pena de reclusión permanente revisable.La lucha contra el narcotráfico y los delitos violentos son algunos de los asuntos más cuestionados en estos 15 años de Gobierno del Frente Amplio; pero una de las mayores dificultades por las que atraviesa Uruguay es su déficit fiscal, que actualmente roza el 5 %.Desde el oficialismo proponen incentivar la innovación, capacitar a 400.000 trabajadores en la "transformación productiva" y fomentar el desarrollo de pequeñas y medianas empresas y por otra se habla de un "shock de austeridad", con el que llegar a ahorrar en poco tiempo 900.000 millones de dólares, sin que ello afecte a políticas sociales.La región vive diversos problemas a nivel político, social o económico, desde el conflicto en Venezuela pasando por la crisis económica en Argentina o las recientes protestas en Chile. Uruguay sigue al margen de estos hechos e intenta mantener una postura neutral en cada conflicto, asumiendo siempre su postura de "llamar al diálogo" entre las partes como manera de solucionar las dificultades; sin embargo, la crisis regional es algo que preocupa a los candidatos. Muchos no han dudado en decir que en Venezuela hay una dictadura que debe ser condenada por todos y que en Argentina preferiría un Gobierno de Mauricio Macri ya que Cristina Fernández, candidata a la Vicepresidencia, no mantuvo buenas relaciones con su país.De los once candidatos a presidente, no hay una sola mujer, si bien los dos principales partidos, el FA y el PN, tienen a Graciela Villar y a Beatriz Argimón como aspirantes a la Vicepresidencia. La igualdad de género ha estado ausente en las agendas de los candidatos e incluso en el cara a cara entre los dos aspirantes con más opciones -el primero desde 1994- ni se mencionó.El Mercado Común del Sur, que integran Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, ha estado en el tapete en los últimos tiempos, con algunos políticos pidiendo salir de él y otros queriendo modificar su estructura. El acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, UE, mitigó las críticas hacia el bloque y generó la esperanza de poder avanzar en mayores acuerdos económicos regionales e internacionales.En materia educativa, los partidos opositores han sido muy críticos con los resultados; algunos proponen crear 136 liceos públicos en los lugares más vulnerables del país mientras que otros pretenden una reforma organizativa de la educación y nuevos planes de gobierno y otros buscan expandir el Plan Ceibal, que otorga un portátil a cada estudiante de primaria y ciclo básico de secundaria, y que alcance a los de bachillerato, entre otras medidas.Desde finales de agosto, Uruguay ha vivido la conmoción por el hallazgo de los restos de un detenido desaparecido durante la dictadura cívico-militar del país, 1973-1985, en un predio que solía ser un batallón del Ejército. Las pruebas de ADN confirmaron que el cuerpo pertenecía al dirigente comunista Eduardo Bleier.A diferencia de elecciones anteriores, todos los candidatos que se reunieron con el colectivo de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos confirmaron que, si llegan al Gobierno, continuarán con la búsqueda para seguir hallando nuevos restos de las casi 200 personas que siguen ausentes.

Más Noticias de esta sección

Ingreso de Usuarios