Guerra híbrida en Colombia.

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Por: Wilfrido De La Hoz De La Hoz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Es impresionante la sensiblería de los colombianos para aceptar como derecho humano la imposición de lo razonablemente inaceptable como tal. Desde hace muchos años hemos entendido una guerra de guerrillas, aparentemente superada, como algo que le pertenece a otros, pero a nosotros no. 

Para no entrar en imprecisiones voy a reproducir lo que opinó e su época Francisco de Goya acerca de la guerra de guerrillas: “es una estrategia militar en la que pequeños grupos de combatientes, a menudo paramilitares, civiles armados o irregulares, utilizan ataques móviles a pequeña escala contra un enemigo mayor y menos versátil con el objetivo de debilitarlo o vencerlo mediante una guerra de desgaste, en la cual se evita confrontar directamente al enemigo, generalmente atacándolo de forma imprecisa a escondidas. Estas tácticas pueden incluir emboscadas, sabotajes, saqueos, incursiones, guerra relámpago, corte de las líneas de suministro, secuestro de enemigos importantes e interceptación de las comunicaciones”

Esa concepción de lucha se ha transformado en otra muy parecida, más actualizada, a ella se le ha denominado guerra híbrida, definida como “un conflicto armado en el que se utilizan toda clase de medios y procedimientos ya sea la fuerza convencional o cualquier otro medio irregular como la insurgencia, el terrorismo e incluso otros más sofisticados mediante el empleo de las últimas tecnologías y en las que la influencia sobre la población resulta vital” Los conflictos híbridos contienen acciones  de diferentes niveles con el objetivo de desestabilizar al estado funcional y provocar una polarización de su sociedad. Los grupos híbridos tratan de influenciar a los estrategas políticos más destacados; por ejemplo, en la educación, sindicatos, medios de producción y de comunicaciones, en las redes sociales, procesos electorales. en los que se puede llegar a erosionar la soberanía e integridad de nuestros países.

Las amenazas híbridas siempre están orientadas a perseguir y hacer menor la intensidad de las fuerzas contrarias, por eso pretenden erosionar la confianza de los ciudadanos en sus empresas e instituciones; generar desconfianza en el sistema democrático, político y administrativo; socavar la cohesión social o los modelos sociales del Estado, de las comunidades políticas o de las organizaciones internacionales; fragilizar el sistema de gestión o gobierno para que tenga menos capacidades y convencer de la decadencia de un sistema político o empresarial, tanto a la población de la víctima como a su propia población. El Ministerio de la Defensa de Colombia, a menudo está informando que en ciertos escenarios han detectado una asociación de miembros del ELN, disidencias de las Farc, Grupos del Clan del Golfos y otros más que atacan a soldados regulares.

Ahora bien, toda esa horda de acciones delictivas y de inseguridad que están viviendo muchas ciudades de nuestro país son manifestaciones que encajan perfectamente en todo el tema “en comento”. Muchos colombianos, incluso algunas autoridades de gran valía han expresado como causa de esta inseguridad que está asustando a la población a la inmigración venezolana, aunque otros opinan que esto no es un problema exclusivamente de la inmigración extranjera hacia nuestro país; es posible que ella forme parte de esas amenazas híbridas, sin que los estemos calificando como xenófobos, pero piensen ustedes ¿cómo se explica que cada día aumentan las persona en Necoclí, Antioquia, provenientes de Cuba, Venezuela, Haití y hasta de África bajo el pretexto de ir a Estados Unidos?. ¡Hágame el favor, vaya a … y vuelva!



Más Noticias de esta sección