Carlos III inicia reinado en Irlanda del Norte con mensaje de reconciliación

El Rey Carlos III y la reina consorte Camila, saludan a las personas que aguardaban su llegada al Castillo de Hillsborough, en Belfast, Irlanda del Norte.

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La visita del rey se enmarca dentro la gira que efectúa por las naciones del Reino Unido tras su proclamación.

Dublín (EFE).- El Rey Carlos III del Reino Unido visitó e por primera vez desde su proclamación Irlanda del Norte, en un momento clave para la provincia británica por el avance de las posiciones secesionistas y el repunte de las tensiones políticas tras el Brexit.

Las relaciones entre la República de Irlanda y el Reino Unido no atraviesan por su mejor momento y, en Belfast, los partidos norirlandeses no se ponen de acuerdo para formar un Gobierno de poder compartido entre unionistas y nacionalistas por los problemas que están causando el protocolo del Brexit para la región.

En este contexto, el rey, acompañado por su esposa Camila, reina consorte, se comprometió este martes a seguir el “excelente ejemplo” de Isabel II y aseguró que trabajará para garantizar el “bienestar” de “todos los habitantes” de Irlanda del Norte.

El dato: Se espera que el jefe del Estado británico sabrá adaptarse a la situación actual y facilite un nuevo clima de entendimiento.

Fueron sus primeras palabras públicas en la región como monarca, al comienzo de un nuevo reinado que será continuista respecto a la línea de reconciliación marcada por su madre en los últimos años, gran impulsora también de la normalización de las relaciones entre Dublín y Londres, ahora empañadas por su divorcio con Bruselas.

De momento, Carlos III mantuvo hoy encuentros en el castillo de Hillsborough, a las afueras de Belfast, con los principales representantes políticos norirlandeses, encabezados por la vicepresidenta del Sinn Féin, la republicana Michelle O’Neill, y el líder del Partido Democrático Unionista (DUP), Jeffrey Donaldson.

Ambos dirigentes se sentaron después juntos durante el servicio religioso celebrado en la catedral de Santa Ana de Belfast en recuerdo de la reina, en el que las palabras más repetidas fueron “paz” y “reconciliación”.


Más Noticias de esta sección