OTAN abordará refuerzo de sus defensas y de infraestructuras críticas

La OTAN realizará su entrenamiento rutinario de disuasión planificado desde hace tiempo.

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Los países aliados podrían hacer encargos y compras conjuntas y negociar juntos los precios con la industria militar.

Bruselas (EFE).- Los ministros de Defensa de la OTAN iniciarán hoy una reunión de dos días en la que tratarán la necesidad de reforzar sus defensas mientras continúan su apoyo a Ucrania y abordarán la protección de sus infraestructuras críticas, tras los recientes ataques al Nord Stream 1 y 2.

“Revisaremos nuestros avances en el fortalecimiento de la disuasión y la defensa de la OTAN. Aumentaremos aún más la protección de nuestras infraestructuras críticas, a la luz del sabotaje de los oleoductos Nord Stream”, indicó hoy en una rueda de prensa previa a la reunión el secretario general aliado, Jens Stoltenberg.

La OTAN lleva “muchos años” trabajando en el refuerzo de instalaciones críticas, recordó, pero “tras el sabotaje de los oleoductos Nord Stream hemos reforzado aún más nuestra vigilancia en todos los ámbitos”, comentó.

En este sentido, el secretario general aliado recordó que la Alianza Atlántica ya ha doblado su presencia en el mar Báltico y el mar del Norte con más de 30 barcos, que están apoyados por aviones de patrulla marítima y submarinos.
Insistió además en que los países aliados también están incrementando su seguridad alrededor de las infraestructuras críticas, así como su capacidad de inteligencia.

“Declaramos hace unos años que los ataques híbridos y cibernéticos pueden activar el artículo 5” para la defensa colectiva, recordó Stoltenberg, ya que “pueden constituir un ataque armado contra un aliado” si resulta afectado un cable o tubería submarina o redes energéticas o de transporte.

Stoltenberg afirmó que están “siguiendo de cerca todos los incidentes que puedan constituir un ataque híbrido o cibernético contra los aliados de la OTAN” y que están “preparados para tomar las medidas necesarias si es necesario”, que dependerían de “la naturaleza del ataque”.

En cualquier caso, aseguró que “nunca daremos a nuestros potenciales adversarios el privilegio de definir exactamente dónde está el umbral del artículo 5: esa será una decisión que tomaremos como aliados, teniendo en cuenta el contexto preciso, la situación específica a la que nos enfrentemos, si se produce un ataque híbrido o cibernético contra un Aliado de la OTAN”.


Más Noticias de esta sección