28
Mié, Feb

2 de febrero: Presentación de Jesús en el tempo y Purificación de María

Sociales
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


A cuarenta días desde la Navidad, la Iglesia conmemora la Presentación del Señor, un evento narrado por el evangelista Lucas. Esta festividad, también conocida como ‘Encuentro’, destaca el descubrimiento de Jesús en el templo y su papel como ‘Luz de los Gentiles’.

La festividad de la Presentación del Señor, también conocida como “Encuentro”, conmemora el descubrimiento de Jesús en el templo cuarenta días después de la Navidad, según relata el evangelista Lucas. Desde el siglo IV en Oriente y el V en Roma, esta celebración incorpora la bendición de velas, simbolizando a Jesús como la ‘Luz de los Gentiles’.

Según la ley de Moisés, el primogénito varón pertenecía al Señor y se destinaba al servicio del templo. Aunque esta práctica desapareció con la responsabilidad de los levitas, la ofrenda para el sacerdote continuó. El anciano Simeón, guiado por el Espíritu, reconoció a Jesús como la esperanza de las naciones, marcando un camino de contradicción y sufrimiento.

La profetisa Ana, también en el templo, destacó la presencia divina en el Niño. Simeón y Ana, a pesar de su edad, representan la juventud de corazón, albergando esperanza y alegría. La Fiesta de la Presentación del Señor es una de las más antiguas, inicialmente celebrada el 14 de febrero, evolucionando al 2 de febrero, 40 días después de la Navidad.

 La bendición de las velas, añadida en el siglo V, simboliza la luz de Cristo. La celebración se transformó de la “Purificación de María” a destacar la presentación del Niño Dios en el templo. Este pasaje evangélico nos involucra, recordando que vivir el Evangelio implica ser un signo de contradicción.

San Lucas enfatiza la relación de Jesús con el Templo, presentándolo como la ofrenda, el altar y el sacerdote definitivo. La Presentación del Señor nos invita a ser templos de Dios, ofreciendo nuestras vidas como sacrificio espiritual. En la Eucaristía, renovamos este ofrecimiento, presentándonos ante el Señor y reconociendo que Él es la verdadera luz que da sentido a nuestras vidas.

La Virgen de La Candelaria

En Colombia, el 2 de febrero fue escogido para celebrar el día de la Virgen de la Candelaria. Existen algunos documentos en los que se evidencia que en 1630 la Cofradía de Nuestra Señora de la Candelaria comenzó a celebrar las fiestas de la Virgen.

Ahora, 400 años después, se sigue celebrando de la misma manera, dando un recorrido al cuadro de la Virgen, que representa la purificación de María en el templo de Jerusalén luego del nacimiento de Jesús.

 La Virgen de Los Remedios

La Virgen de los Remedios, también conocida como Virgen del Remedio, Virgen del Buen Remedio o Virgen de Gracia y del Buen Remedio, es una advocación mariana de origen español.

Inicialmente la invocaban como Nuestra Señora del Rosario, pero con el paso de los años, debido a multitud de curaciones que ha hecho a sus devotos, adquirió el nombre de Nuestra Señora de los Remedios, Patrona de la arquidiócesis de Cali y tesoro del departamento del Valle del Cauca.

La purificación de la Virgen María, conforme a la ley de Moisés, comprendía un período específico tras el nacimiento de un varón. Durante siete días, la madre era considerada impura, seguidos por treinta y tres días adicionales de purificación de su sangre. En consonancia con esta prescripción, María, cuarenta días después del nacimiento de Jesús, lo llevó al Templo para presentarlo al Señor, según narra Lucas en su evangelio (Lucas 2:22). En este contexto, Simeón, un hombre justo y piadoso guiado por el Espíritu Santo, reconoció a Jesús como el Mesías y lo bendijo. Este emotivo acto marcó la Presentación de Jesús en el templo, un momento simbólico y significativo. La celebración anual de este evento, junto con la purificación de María, está fijada el 2 de febrero. La conexión con la Candelaria se explica a través de la iconografía, donde la Virgen de Candelaria, originaria de Canarias, representa la luz de la purificación que guía hacia el buen camino y la redención. En esta simbología, Cristo, la “Luz del mundo”, es presentado por su madre en el Templo, iluminando a todos como las candelas, de ahí el nombre de Candelaria. Esta rica tradición resalta la importancia de la luz divina en el camino hacia la redención, proporcionando un trasfondo espiritual a la celebración de la Presentación del Señor y la purificación de María.



Ingreso de Usuarios