22
Sáb, Jun

“Ir a la ley” (Lawfare o golpe blando)

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

José Lopez Hurtado

José Lopez Hurtado

Columna: Opinión

e-mail: joselopezhurtado13@yahoo.es



Seguramente los australianos Carslon y Yeomans al usar por primera vez el tèrmino Lawfare  en su breve ensayo “Hacia dónde va la ley : Humanidad o Barbarie “(1975), en el cual advertían que el sistema legal de Occidente (E.U.y Europa) parecía “trincheras de guerra”, mientras que en el del sudeste asiático , prevalecía un espíritu más humanista, y en el que el Lawfare reemplaza “ir a la guerra “ , y que , además, el “duelo de palabras”, se erigía de preferencia, por el de las “ espadas” , con seguridad ,decimos, nunca supusieron que el vocablo adquiriría inusitada importancia y aplicación , como la que tiene hoy , cuarenta años más tarde. 

Asi que, su origen por razones “ humanitaristas”-si se nos permite la expresión- , hizo tránsito de su condición de (ser) instrumento contra la corrupción , avanzando a la censura de las dictaduras militares ,procesos electorales y aparatos financieros , incluso convertirse en arma contra el narcotráfico y el terrorismo  , hasta lo que es hoy , un instrumento idóneo para desacreditar oponentes políticos o sistemas de gobierno.

Muy lejos, por supuesto, de sus propósitos originales, como lo advertíamos hace algunos años: “Pareció simplemente en principio, un novedoso aporte a la comunidad académica y jurídica (adornado de las mejores intenciones, agregamos ahora), pero una vez cooptado por el ingrediente político ( o por el poder de los grupos de presión) , sus bondades desaparecieron”. (“Lawfar o Golpe Blando “. José López Hurtado. El Informador de Santa Marta, Diario del Cauca, etc. 24/2/20). 

Y como se ha insistido, no hace honor a la verdad señalar, que su aparición ha sido simplemente automática, o gracias a los efectos de una generación espontánea de nuestra historia reciente, sino que se remonta en sus raíces, a los tiempos de “reconstrucción” del orden mundial, particularmente en Occidente, y sus países alfiles, por parte de E.U., después de la II Guerra Mundial, tarea en la que se empeñó con todos sus esfuerzos. La Guerra Fría, el entramado perfecto para aclimatar la tensión permanente con la Unión Soviética, fue el caldo de cultivo propicio para la intervención, y el diseño de cualquier mecanismo que sirviera para contener el avance del comunismo. La estrategia de ganar “los corazones y las mentes” , era la punta de lanza de lo que se llamó la Doctrina Hemisférica por parte de la Casa Blanca , a través de la asistencia económica , técnica , policial, militar , incluidos los proyectos de modernización , actualización y formación de recursos humanos por los años 80 , lo cual incluyo , por supuesto , los aparatos jurídicos . En ese contexto, de una manera, discreta, sibilina, casi criptica, se fortaleció la injerencia y practica del Poder Blando, y la de una de sus herramientas más eficaces, el Lawfare  . 

Era por entonces, la “guerra por otros medios “, uno de ellos, la “vía legal;  ahora, es la reivindicación de la “guerra política” ,como la alternativa más conveniente para recuperar la hegemonía decadente de E.U, frente a China.