El adiós de Macri, el primer presidente no peronista que completa su mandato

El presidente saliente de Argentina, Mauricio Macri, junto al presidente electo, Alberto Fernández.

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Macri había llegado a la Casa Rosada a finales de 2015 como una alternativa a doce años de Gobiernos del peronismo kirchnerista.

Buenos Aires (EFE).- Mauricio Macri finalizará hoy su mandato como presidente de Argentina tras cuatro años en los que ha dejado su legado en varios aspectos y que lo convierten en el primer mandatario no peronista que completa su periodo en tiempo y forma en los últimos 90 años.

El líder de la coalición Cambiemos, que cederá mañana el mando al peronista Alberto Fernández, encabezó este lunes su última reunión de Gabinete después de varios días de muchos "últimos" eventos, en los que se despidió de sus simpatizantes e hizo balance de su gestión, no exenta de autocrítica, ya que el pasado jueves "lamentó" los resultados arrojados por su política económica.

"Lamento no haber podido ofrecer mejores resultados en estos años. Nos chocamos contra la misma piedra de tantas décadas en la vida de los argentinos: el dólar. Con cada suba del dólar venían después la inflación y el aumento de la pobreza", dijo en un mensaje público.

Macri llegó a la Casa Rosada a finales de 2015 como una alternativa a doce años de Gobiernos del peronismo kirchnerista, con la apertura económica como bandera y con un inicio de mandato en aguas calmas que viró drásticamente a mediados de 2018, cuando el país entró en una crisis económica de la que todavía no ha podido salir.

La devaluación de la moneda y la inflación se convirtieron en los principales quebraderos de cabeza del todavía presidente, quien además tuvo que enfrentar la bajada de la actividad industrial y aumentos significativos en la tasa de pobreza.

Su Gobierno adoptó una serie de medidas para aplacar la situación, como la congelación de precios de varios productos de la canasta básica o la suspensión de los aumentos en la tarifas de agua, luz y transporte, con las que buscaron "llevar alivio al bolsillo" de los ciudadanos, mientras en las calles crecía el clima de protesta y descontento.

Los mercados internacionales reaccionaron ante estos resultados con una salida de divisas que desembocó en otra fuerte devaluación del peso, lo que hizo más difícil todavía el último tramo del Ejecutivo macrista, obligado a controlar la economía del país y al mismo tiempo intentar revertir los duros resultados electorales en poco más de dos meses.

La venta de dólares de las reservas internacionales por parte del Banco Central, unida a la imposición de un "cepo" para la compra mensual de la divisa norteamericana consiguieron aplacar la ira de los mercados, y Macri se lanzó a la carretera para llevar la campaña del "Si se puede" por todo el país.
Muchos fueron los mandatarios que dejaron la Casa Rosada antes de tiempo, aunque tal vez el más célebre sea el también radical Fernando de la Rúa, quien en 2001 y en medio de una severa crisis económica abandonó la casa de Gobierno en helicóptero, protagonizando unas imágenes que son historia de la política argentina.

La crisis que ahora atraviesa el país todavía está lejos de la gravedad que alcanzó en 2001, y a pesar de que dificultó los últimos meses de Macri en el poder, este pudo sentarse en el sillón presidencial hasta el final de su mandato, un hecho que, vista la historia, no es tan sencillo como parece. EFE

Más Noticias de esta sección