22
Sáb, Jun

Crecimiento con inflación

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Eduardo Verano de la Rosa

Eduardo Verano de la Rosa

Columna: Opinión

e-mail: veranodelarosa@hotmail.com



Se ha disparado la inflación por la guerra de Ucrania, la pandemia y  las dificultades logísticas por la crisis de los contenedores

La actual  combinación de hechos económicos revela  que estamos ante una “tormenta perfecta”, con cifras contradictorias. Un crecimiento sin antecedentes  de 8,5 % el primer trimestre, una inflación de  9.23%,  tasas de interés al sector financiero de 8%, y una devaluación del 16%.

Nuestra situación es similar a lo ocurrido en otros países, dónde se ha disparado la inflación por la guerra de Ucrania, la pandemia y  las dificultades logísticas por la crisis de los contenedores.

La inflación en Colombia está jalonada por  alimentos y productos básicos, y   contrasta con la dinámica positiva del crecimiento  económico apoyada  en una confianza empresarial.  Todos los indicadores son positivos, pero se ha encarecido el crédito para  hogares e  inversionistas. El reto del  Banco de la República es  controlar la inflación sin afectar la reactivación y el crecimiento económico.

Se anuncian medidas económicas de mediano plazo concentradas en  reducir  aranceles a la producción de  insumos agropecuarios, fertilizantes y cadena productiva, pero  afectaría el  crecimiento.

Colombia siempre ha luchado por una moneda sana y  control de la inflación. La inflación mundial también se ha disparado y en Colombia parece haber alcanzado su techo. Las medidas seguramente no frenarán la inflación y la  prioridad será  proteger  la reactivación económica.

La inflación golpea a los más pobres porque afecta  alimentos y  productos básicos. La inflación prácticamente ha borrado el incremento del salario mínimo y se pierden para la gente humilde  y  más pobre los beneficios de un crecimiento económico sin antecedentes. Esa es la contradicción económica del momento, ese es el contraste un crecimiento dinámico, un crecimiento del optimismo pero  con inflación alta que disminuye los beneficios del crecimiento.  Es un fenómeno mundial, no  solo en Colombia, y no se puede frenar la economía para controlar la inflación.

Por otra parte, seguimos dependiendo de Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, con una   relación  fortalecida gracias al TLC que entró en vigencia en mayo de 2012, y qué ha estabilizado  la exportación de 11.000 productos comercializables.

Se requiere continuidad en las reglas de juego y abrir más  canales de oportunidad porque el TLC  ha permitido crecer  60% de las exportaciones no minero energéticas.  Antes del  2012 eran únicamente un 29%. La balanza comercial agropecuaria con Estados Unidos fue positiva por primera vez en muchos años.

El déficit fiscal alto es el principal problema del gobierno, porque la deuda pública alta  obligará a hacer  ajustes económicos, si se necesitan mantener los  apoyos y subsidios a los más necesitados que  crecieron con la pandemia, con  mayor gasto público social, lo que  nos llevará  a una reforma tributaria estructural.

Hay noticias positivas. La reactivación económica ha traído un mayor recaudo tributario, y mayores utilidades de Ecopetrol. Pero también es cierto que el endeudamiento ha llegado a un alto nivel con  intereses  costosos.

Sostener el Fondo de Estabilización de  precios de  combustibles también va a requerir de recursos adicionales. Los ingresos fiscales cayeron con la pandemia a nivel mundial. Colombia no fue la excepción, pero afortunadamente ya se están recuperando. La informalidad descendió a un 44.8% de los ocupados y se  ubica en la población joven entre los 15 y los 28 años.

La casa de Nariño  tendrá un nuevo líder este fin de semana, y  quien buscará una reactivación para mejorar la calidad de vida, controlar la inflación y buscar que los efectos económicos del crecimiento logrado no se pierdan  con la inflación.