Papa Francisco celebrará Misa por los difuntos sin presencia de fieles

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La tradicional celebración del 2 de noviembre se hará en forma privada en el cementerio Teutónico, dentro del Vaticano.

El Papa Francisco celebrará la misa por los difuntos del próximo lunes 2 de noviembre sin fieles dentro del Vaticano y evitó este miércoles la muchedumbre por temor a “la señora covid”, confesó durante la audiencia general. Debido a la emergencia sanitaria por el nuevo brote de coronavirus en Europa, la tradicional misa por los difuntos será celebrada en forma privada en el cementerio Teutónico dentro del Vaticano.

El Papa Francisco evitó este miércoles saludar personalmente, como suele hacerlo, a algunos de los fieles que asistieron a la audiencia general en el aula Pablo VI dentro del Vaticano.

“Me encantaría bajar y saludarlos a todos, pero debemos mantener la distancia”, explicó a los asistentes, todos con mascarilla.

“Si bajo, la gente se agrupa (...) y eso contraviene el cuidado y las precauciones que debemos tener ante esta señora llamada covid, y que nos hace tanto daño”, explicó.

El sumo pontífice y sus asistentes, que celebraron la audiencia desde el palco, no usaban mascarilla, mientras los guardias suizos y los fotógrafos oficiales tienen la obligación de llevarla puesta.

Según el programa del papa divulgado por la oficina de prensa, el 5 de noviembre Francisco presidirá en la basílica de San Pedro una misa en memoria de todos los cardenales y obispos fallecidos.

A la misa asistirá un número limitado de fieles y el programa podrá ser modificado en función de la situación sanitaria, advirtió el Vaticano. Las embajadas ante el Vaticano ya han recibido una comunicación por parte de la Santa Sede con indicaciones de que este año no se podrán pedir entradas para asistir a las misas del periodo natalicio y que la misa del Gallo se celebrará de manera privada.

Por el momento, parece que el 25 de diciembre, sí se permitirá la entrada, aunque limitada, de los peregrinos en la plaza de san Pedro para el mensaje de Navidad y la bendición “Urbi et orbi” desde el balcón de la logia central de la basílica.

Durante el pasado Domingo de Resurrección, en pleno confinamiento total de Italia, el papa tuvo que pronunciarlo a solas en el interior de la basílica.

También hoy se observó cómo el Vaticano ha decidido limitar el número de fieles en sus actos, ya que durante la audiencia general del papa en la aula Pablo VI del Vaticano, con capacidad para 6.000 personas, sólo había unos pocos cientos de fieles católicos.



Más Noticias de esta sección