24
Mié, Jul

Decisión polémica: Petro posesionó a Laura Sarabia como la nueva directora del DPS

Nacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger
Sarabia asumió el cargo en una ceremonia a puerta cerrada en Casa de Nariño mientras enfrenta un escándalo previo.

En una polémica decisión, el presidente de la República, Gustavo Petro, nombró a Laura Sarabia como la nueva directora del Departamento de Prosperidad Social, DPS, conocida como la chequera del Gobierno nacional. Este nombramiento marca el retorno de Sarabia al Gobierno después de tres meses fuera de la administración, tras ser retirada de su cargo como jefa de Gabinete de la Casa de Nariño debido a un escándalo mediático.

Este giro se produjo luego de la publicación de acusaciones de abuso y el uso de un polígrafo en relación con su exniñera, Marelbys Meza, quien reportó la supuesta pérdida de una suma importante de dinero.

El caso también involucra interceptaciones ilegales de comunicaciones y presuntos vínculos con el Clan del Golfo, según la Fiscalía General de la Nación.

Es importante destacar que el DPS administra un presupuesto que supera los 6 billones de pesos, lo que otorga a Sarabia un rol de gran responsabilidad en el Gobierno.

Previo a asumir su nuevo cargo, Laura Sarabia hizo pública su declaración de renta de 2022, en la cual declaró un patrimonio bruto de 75 millones de pesos, con un patrimonio líquido de 74.914.000 pesos.

Estos números contrastan con su situación financiera en 2021, antes de su ingreso a la Presidencia de la República, cuando su patrimonio bruto era de 14 millones.

En 2022, sus ingresos brutos ascendieron a 200.613.000 pesos, con 14.850.000 pesos en ingresos no constitutivos de renta. Además, Sarabia informó haber recibido más de 100 millones de pesos en concepto de salarios y otros ingresos laborales, así como 49.372.000 pesos en gastos de representación en la Casa de Nariño.

Esta designación llega en un momento complicado para Sarabia, ya que su investigación en el escándalo de la exniñera ahora está en manos de la Corte Suprema de Justicia, quien determinará la velocidad y el alcance de la investigación judicial en torno al uso del polígrafo en el palacio presidencial.

No es secreto que Sarabia maneja una de las chequeras más grandes del gobierno porque el DPS concentra un presupuesto como el de 15 ministerios juntos. Aún así, sorteará sus escándalos judiciales porque sometió a su exniñera (Marelbys Meza) a una prueba del polígrafo en la Casa de Nariño sin permiso judicial y con el objetivo exclusivo de esclarecer un robo en su propio apartamento en Bogotá.

En medio de la tormenta política que le costó a Sarabia su puesto como jefe de gabinete, el coronel Óscar Dávila, testigo estrella en dicha investigación, se quitó la vida, según concluyó Medicina Legal.