La “epidemia informativa”

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Cada día los ciudadanos del mundo se levantan y se acuestan con las ultimas noticias acerca del coronavirus, preocupados por las noticias que llegan desde cualquier parte y que en alguna medida podría llegar a afectar  a la humanidad; por esto, la Organización Mundial de la Salud, OMS, no sólo está poniendo todos sus esfuerzos para facilitar una respuesta mundial coordinada a la epidemia de coronavirus, sino que al mismo tiempo está luchando contra la "epidemia informativa" que generan situaciones que, como ésta, causan miedo y desconfianza.
Cada día los ciudadanos del mundo se levantan y se acuestan con las ultimas noticias acerca del coronavirus, preocupados por las noticias que llegan desde cualquier parte y que en alguna medida podría llegar a afectar  a la humanidad; por esto, la Organización Mundial de la Salud, OMS, no sólo está poniendo todos sus esfuerzos para facilitar una respuesta mundial coordinada a la epidemia de coronavirus, sino que al mismo tiempo está luchando contra la "epidemia informativa" que generan situaciones que, como ésta, causan miedo y desconfianza.La epidemia de rumores e informaciones falsas es un fenómeno real con el que hay que lidiar desde el principio, cuando hay cuestiones que todavía se desconocen y la gente intenta llenar esos vacíos con diferentes tipos de información.Ante esta situación se hacen recomendaciones para evitar el pánico y la desinformación que se ha generado; antecedentes más recientes se ubican en África. Un brote epidémico de fiebre amarilla en Angola en 2016, el peor en 45 años, fue objeto de informaciones falsas relacionadas con la vacuna para proteger a la población no infectada. El rumor decía que si se recibía la vacuna no se podía tomar cerveza durante una semana, lo que causó una caída en las inoculaciones.En el caso de la epidemia de ébola en la República Democrática del Congo se expandió el rumor de que era un invento y otros más graves intentaban disuadir a los enfermos de acudir a los centros de tratamientos porque allí serían asesinados y se les extraerían los órganos para exportarlos. La consecuencia fue que muchos infectados se quedaron en su casa y contagiaron a sus familias.El equipo especializado tuvo una teleconferencia con representantes de 50 grandes compañías de diversos países a quienes expuso los mensajes correctos que deben hacer circular entre sus empleados y los consejos que deben transmitirles para proteger su salud. La OMS está intentando ofrecer mensajes adaptados a las audiencias de los distintos sectores de la economía, que rápidamente ha empezado a sentir los efectos negativos de la epidemia del coronavirus.En los próximos días, la OMS mantendrá comunicaciones similares con los sectores de la agroalimentación, de los viajes y el turismo, así como con entidades que representan a los trabajadores de la salud. El sector del transporte aéreo ha reaccionado de forma severa ante el coronavirus y varias compañías internacionales han cancelado sus viajes a China, total o parcialmente; ello se debe a que las tripulaciones de los aviones sienten que el riesgo de resultar infectadas es muy alto por el contacto cercano que tienen con los pasajeros durante los vuelos. Ahora se definirá con las aerolíneas recomendaciones específicas para que su personal se sienta protegido y puedan reanudar los vuelos a China.Cuando una epidemia se inicia no se sabe todo sobre el agente que la causa y conforme la situación evoluciona se empieza a completar el rompecabezas.Se ha ubicado al actual coronavirus como una enfermedad "entre el Sars y la gripe, sobre todo porque su forma de transmisión es a través de pequeñas gotas que el infectado expectora cuando tose o escupe y que pueden contaminar una superficie, donde se ignora cuánto tiempo el virus puede mantenerse activo.La OMS ha aclarado una información inexacta que se ha extendido y que indicaba que el virus podía ser transmitido por personas sin síntomas, aumentando el sentimiento de pánico y creando la impresión de que el virus se encuentra en el aire. Los casos que se habían creído asintomáticos en realidad no lo eran. Los infectados tenían síntomas leves que no habían asumido como señales de que estaban enfermos, aclaró la experta.La provincia china de Hubei sigue siendo el epicentro de la epidemia: allí se concentran el 78 % de todos los casos y se observa una intensa transmisión entre personas. En el resto de China y la mayoría de los 23 países que han notificado casos éstos provienen de Hubei y la estrategia consiste en detener el contagio para no tener el escenario de un segundo Hubei. Lo que está claro es que esta situación se encuentra en fase de epidemia y de ningún modo de pandemia.

Más Noticias de esta sección