Otro sector que pide reapertura

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El sector turístico colombiano espera que el Gobierno reanude cuanto antes el transporte aéreo y terrestre de pasajeros, suspendido desde marzo por la pandemia de coronavirus, para retomar las actividades y evitar quiebras.

 

Y precisamente con esa expectativa el gobierno nacional dio permiso a la realización del primer vuelo comercial, ayer,  entre Bucaramanga y Cúcuta, que sirvió de experiencia para la reapertura del sector de transporte aéreo y a la vez plan piloto, para definir puntos importantes a tener en cuenta.

La preocupación mayor que tiene el sector es saber cuándo se va a reiniciar no solamente la conectividad aérea sino también la terrestre para poder ofrecer todos los servicios turísticos, que depende en buena parte del transporte éreo.

Lo cierto es que no va a haber empresas turísticas en 18 meses que aguanten si no son capaces de retomar esta actividad que dejó de recibir huéspedes en 31 hoteles de nueve países latinoamericanos a mediados de marzo y para tratar de contener la pandemia el Gobierno colombiano suspendió los vuelos internacionales el pasado 23 de marzo y dos días después tomó la misma medida con los nacionales, lo que sumó a la paralización del transporte de pasajeros por carretera.

Colombia recibió el año pasado 4,5 millones de visitantes del extranjero y para este año esperaba superar los cinco millones, meta ya imposible de alcanzar.

Las agencias de viajes perdieron en el primer semestre unos 2,2 billones de pesos colombianos, por la pandemia y el hotelero ha dejado de recibir tres billones de pesos, por lo que el sector turístico está ante un difícil panorama.

A pesar de esto ya se dio el primer paso para la reanudación de las operaciones aéreas comerciales con vuelos piloto entre las ciudades de Bucaramanga y Cúcuta, en el este del país entre los aeropuertos internacionales de Palonegro, en Bucaramanga, capital del departamento de Santander, y Camilo Daza en Cúcuta, capital de Norte de Santander, en la frontera con Venezuela, ya que a  finales de mayo la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, dijo que los vuelos internacionales podrían ser reactivados a partir del 1 de septiembre, pero el avance de la pandemia en el país puede dificultar ese propósito.

Las operaciones aéreas son fundamentales para cadenas de hoteles turísticos, especializada en turismo de sol y playa y con hoteles en Santa Marta, Región Caribe y en la isla de San Andrés.

Las operaciones se cerraron el 17 de marzo y nadie se imaginaba que se íba a poder retomarlas una vez la emergencia del coronavirus estuviera en descenso o hubiera sido superada;  infortunadamente no está ocurriendo eso y ahora el sector se  enfrenta a retomar las operaciones en medio de la ola ascendente del coronavirus, y eso, desde luego tiene retos especiales; sin embargo hay  empresas que están reiniciando operaciones en países en los que las regulaciones sanitarias lo permiten, como es el caso de México, y que la próxima semana empezarán a hacerlo en Ecuador y luego en Haití. En Colombia todavía ese tipo de operaciones internacionales, no la están haciendo algunas aerolíneas porque dependen del tráfico aéreo. La recuperación del sector no será rápida por varios factores, como la evolución de la pandemia y la falta de una vacuna contra la Covid-19, pero la gente seguirá viajando a sitios cercanos por lo que el gremio hotelero y aéreo pide al Gobierno incentivar estos viajes.

Si el sector se reactiva pronto se espera que, a final de año, ya con los aeropuertos abiertos, se haya recuperado cerca del 25 % del mercado y esperando que para el siguiente año estar en una recuperación de entre el 40 y el 60 %, con relación al sector de transporte aéreo.



Más Noticias de esta sección