Certificados

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El gobierno colombiano está haciendo las cosas bien  y eso lo demuestra el hecho  de que Estados Unidos haya certificado al país en la lucha contra el narcotráfico, lo que sin duda alguna fue recibido con mucho agrado por parte de las autoridades colombianas que a la vez reciben un espaldarazo  en el duro trabajo de la lucha contra el narcotráfico.

Este respaldo en el uso de la aspersión aérea para acelerar la erradicación de cultivos de coca, incentiva  seguir luchando con todas las herramientas a mano para erradicar los cultivos de coca, que son la fuente de financiación de la guerrilla y de los grupos al margen de la ley..

La certificación otorgada por el secretario de Estado, Antony Blinken, ratifica el compromiso indeclinable que tiene el país de luchar contra el narcotráfico, que además considera un deber moral  seguir en esta lucha  que busca el fin de la drogadicción.

La certificación destaca, además, que Colombia avanza en la meta para el año 2023 de reducir al 50 % las áreas de cultivos ilícitos y la producción mundial de cocaína y estos logros se tienen gracias a que el año pasado el país logró 130.000 hectáreas erradicadas de coca manualmente, destruir más de 5.000 laboratorios de coca, avanzar en la interdicción nacional e internacional y en el lavado de activos.

Fue duro el año pasado pero los objetivos se cumplieron para cumplirle al país; se debe valorar además el respaldo de Estados Unidos a otras formas de lucha contra las drogas, pese a la oposición de distintos sectores al regreso de la aspersión aérea con el potente herbicida glifosato.

Estados Unidos destaca que deben utilizarse otros mecanismos como la aspersión con precisión que ha señalado la Corte Constitucional de acuerdo con los requisitos establecidos ya que el Gobierno colombiano defiende el regreso a las aspersiones aéreas con glifosato, suspendidas hace cinco años, como respuesta a las elevadas cifras de los cultivos lícitos.

La tendencia de crecimiento de los cultivos de coca en Colombia se frenó en 2018 pero el número de hectáreas sembradas sigue en máximos históricos pese a que pasó de 171.000 en 2017 a 154.000 en 2019, según los informes de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, Unodc..

En 2014 una sentencia de la Corte Constitucional colombiana ordenó la suspensión de las aspersiones aéreas luego de que la Organización Mundial de la Salud, OMS.  incluyera al glifosato entre los herbicidas que pueden causar cáncer en humanos. A mediados de 2015, durante el Gobierno de Juan Manuel Santos, el Consejo Nacional de Estupefacientes, CNE,  acató la sentencia del alto tribunal que dos años después emitió un nuevo fallo en el que estableció que sería posible reanudar las aspersiones aéreas si una investigación científica, de forma "objetiva y concluyente, demuestra la ausencia de daño para la salud y el medio ambiente".

La Corte Constitucional puso además seis requisitos que el Gobierno debe cumplir para reanudar las aspersiones y en esas condiciones trabajan las autoridades para volver a dicha práctica en una fecha que las autoridades no han definido pero que esperan que sea pronto. 

Con seguridad el gobierno colombiano acatará lo dispuesto por la Corte Constitucional, obedeciendo máximo organismo  constitucional, sin descuidar la tarea de la protección de los ciudadanos  que también merecen una vida sin la droga que acaba con personas y familias.



Más Noticias de esta sección