Trabajo permanente cuyo resultado es una elección

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La gente olvida, sufre de amnesia o peor aún desconoce la historia y cuando eso sucede les toca a los pueblos repetir situaciones catastróficas derivadas de no recordar el pasado.

Todo el mundo está convencido de que el comunismo se acabó con la caída del muro de Berlín y no hay tal realidad; por el contrario, los comunistas hispanoamericanos crearon con Lula en la Presidencia, el Grupo de Sao Paulo financiado por las Farc con el objetivo de hacer una reingeniería de sus métodos, guías e idearios políticos para tener como ellos acostumbran una planificación estratégica que les permitiera alcanzar el poder en América Latina.

Las directrices son claras: no hablar del manifiesto comunista, ni del marxismo, ni de la lucha de clases sino del postmarxismo, el feminismo de Simone de Beauvoir, el ambientalismo, el indigenismo, “el capitalismo como sociedad represora” según la tesis de Marcusse, el blindaje de garantías jurídicas, la inclusión, los derechos de las minorías. Esto es el progresismo de Petro con sus nuevas banderas y su nuevo discurso. Continuando con esa hoja de ruta, organizaron con el apoyo del presidente mexicano, el Grupo de Puebla, que está vigente y sigue esos postulados.

En Chile después de un régimen comunista Allendista el cual produjo el hambre y la miseria como suele suceder en esa clase de Estados bolcheviques vino el golpe militar con la dictadura pinochetista que dio un impulso económico con los “Chicago Boys” y a diferencia de los totalitarismos de izquierda que se perpetúan verbigracia Cuba, Nicaragua y Venezuela el General Pinochet convocó a un plebiscito que perdió y en consecuencia volvieron los gobiernos socialistas menos radicales que Allende, gobernaron varios períodos y sus frutos no fueron los mejores hasta el punto de que los electores se inclinaron por un empresario conservador Sebastián Piñera.

Entre los chilenos igualmente han aplicado las doctrinas del Grupo de Sao Paulo. El primer gobierno de Sebastián Piñera mostró cosas importantes en el desarrollo económico y social, lo favoreció incluso el rescate de los mineros cuya operación la dirigió él mismo. Pero los leninistas seguían funcionando con la juventud, los sindicatos, los centros culturales y Piñera ingenuamente ajeno al proselitismo de centro derecha descuidó ese campo en forma tal de que le metieron un gol olímpico con las revueltas que lo desprestigiaron y sirvieron de abono para que ganara la última elección Boric el actual mandatario. En el Perú, en Bolivia, en Honduras la cartilla del foro brasilero ha señalado el rumbo de esos regímenes.

En consecuencia, no deberíamos sorprendernos con el resultado de la elección presidencial del 29 de junio dado que es producto de un trabajo pormenorizado, estratégico y persistente de los marxistas con miras a tomarse el poder en América como en efecto lo han logrado. Tan solo les falta y ahora esa es su meta ser los vencedores en Brasil en las elecciones presidenciales de septiembre; ya tuvieron gobierno pero su estruendoso fracaso originó que llegara el derechista Bolsonaro y ahora aspiran a reelegir a Lula con enormes posibilidades de que sea nuevamente su Primer Mandatario.

Ciertamente nuestras Instituciones tendrán la prueba de fuego con las medidas que empiece a tomar este nuevo gobierno. La Asamblea Constituyente que ha planteado el presidente electo aunque también ha negado tal convocatoria nos mostrará el talante y su manera de gobernar. Estos mandatarios progresistas quieren tener su Constitución como la que exhibía Chávez en cada perorata. Basados en esa Carta Magna amplían sus períodos presidenciales y el ejemplo más reciente se registró con Putin quién fue reelegido hasta el 2035.

Los entes de control Procuraduría y Contraloría servirán de muro de contención a las previsibles arbitrariedades o extralimitación de funciones presidenciales; la Policía pasará al Ministerio del Interior por tanto será un cuerpo politizado; el Ejército mientras no haya otra ley de leyes tendrá a su cargo la defensa de la soberanía, la integridad territorial, el orden constitucional y la preservación del Orden Público, solo habrá que esperar las decisiones del presidente Petro sobre la función de las Fuerzas Militares.

El mismo día de la elección solicitó a la Fiscalía ordenar la liberación de los jóvenes de la primera línea que se encuentran presos. El Fiscal con razón le contestó que más bien pida al Parlamento cambiar la ley. Es claramente una intromisión en la rama judicial contraviniendo la separación de poderes y una violación del Estado de Derecho. En nuestra democracia jamás un presidente ha obrado de esa manera y por ello ya se vislumbra lo que puede ser en el ejercicio de sus funciones presidenciales.



Más Noticias de esta sección