La película "Medusa" grita en Cannes contra las convenciones en Brasil

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Cannes (Francia), (EFE).- Un grito de rabia contra la moral imperante. Una burla contra los clichés que encajonan a la mujer. La brasileña Anita Rocha da Silveira juega con ese hartazgo en "Medusa", estrenada este lunes Cannes.


Sus protagonistas son una banda de amigas que por la noche actúan de justicieras, cubiertas con máscaras blancas, contra mujeres promiscuas o, en su opinión, de cuestionable moral. Unos estándares no exentos de hipocresía que ni siquiera ellas mismas pueden cumplir.

El nombre de su película tiene como referencia el mito homónimo griego, que convertía en piedra a quienes la miraban fijamente a los ojos. Y, en concreto, el cuadro que Caravaggio pintó en 1597 de su cabeza decapitada, con una expresión que, según la directora, no es de miedo, sino de rabia.

"Su grito es de liberación", dijo este lunes la cineasta, que en el largometraje lleva a ese mismo éxtasis a sus protagonistas después de que hayan conseguido romper con el peso del machismo estructural.

Empezó a escribirlo en 2015, cuatro años antes de que Jair Bolsonaro llegara al poder en Brasil, pero cuando ya se empezaba a percibir un creciente movimiento nacionalista, destacó a un grupo de medios internacionales, entre ellos Efe.

Las últimas elecciones presidenciales introdujeron alguna modificación al guion, tras la sensación de que nadie había reaccionado a esa ola ultraconservadora que se acabó instalando en Brasil y otros países.

Las batidas de su grupo de chicas protagonistas están inspiradas en la realidad, como también los discursos del sacerdote que las insta a ser mujeres dignas, recatadas y piadosas, al servicio de sus parejas.



Más Noticias de esta sección