Cuatro especies de pepinos de mar se registran por primera vez para en el Caribe colombiano

Especies de pepinos de mar de profundidad registradas por primera vez en el Caribe colombiano. A. Chiridota heheva (2394 m); B. Benthothuria funebris (1563–2297 m); C. Paroriza pallens (1803–1809 m), Familia Gephyrothuridae; D. Psychronaetes hanseni (1804–2087 m), Laetmogonidae; E. Familia Elpidiidae (1794–2487 m), los individuos de esta familia solo se identificaron hasta género (? Peniagone sp.) (Imágenes: Anadarko Colombia Corporation - ACC).

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La noticia fue dada a conocer por el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras José Benito Vives de Andréis – Invemar.

 

Durante las actividades de exploración de hidrocarburos realizadas en el sur del Caribe colombiano por Anadarko Colombia Corporation (ACC), se logró captar en fotografías y videos tomados mediante ROV (Remote Operated Vehicles) y sistemas de cámaras remolcadas, varias especies de pepinos de mar de profundidad.

Dichos insumos, fueron revisados e identificados por Giomar Borrero, especialista en equinodermos del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras José Benito Vives de Andréis – Invemar- y miembro del equipo del Museo de Historia Natural Marina de Colombia Makuriwa, quienes han estudiado la biodiversidad marina de profundidad en Colombia durante los últimos 20 años.

 En total, se identificaron 15 morfotipos de pepinos de mar (Echinodermata: Holothuroidea) entre los 596 y 2.566 metros de profundidad en el sur del Caribe colombiano, registrándose por primera vez las especies: Chiridota heheva (2394 m), Benthothuria funebris (1563–2297 m), Paroriza pallens (1803–1809 m) y Psychronaetes hanseni (1804–2087 m); y las familias Gephyrothuriidae (1803–1809 m), Laetmogonidae (1804–2087 m) y Elpidiidae (1794–2487 m). Estos hallazgos también representan primeros registros para el Caribe y el Atlántico. Algunos morfotipos no pudieron ser identificados hasta la categoría “especie” porque aunque las imágenes son de buena calidad y permiten observar características morfológicas externas, se requiere observar con mayor detalle las espículas que se encuentran inmersas en la piel de los pepinos.

 Hasta ahora, se habían trabajado los pepinos de mar del Caribe colombiano de profundidades menores a los 1.000 metros, pero con estos equipos se han podido realizar exploraciones hasta 2.500 metros, generando así nuevo conocimiento sobre este grupo de equinodermos, actores clave en los ecosistemas de profundidad como consumidores y “alteradores de los sedimentos y por consiguiente de la calidad de la materia orgánica; y cuya presencia se puede registrar en las zonas conocidas como batiales (entre los 1.000 y 4.000 m de profundidad), como fue el caso de esta exploración,  y abisales (ubicada entre los 4.000 y 6.000 m de profundidad).   

¿Para qué sirven las actividades exploratorias? 

A través de este tipo de actividades asociadas a recursos de hidrocarburos en profundidades batiales y abisales, se ha generado información biológica clave para la caracterización de estas áreas desconocidas y remotas. En este caso se presenta este estudio descriptivo y cualitativo de los pepinos de mar, el cual proporciona datos de referencia para aumentar el conocimiento de las especies de profundidad de nuestros mares. Sin embargo, siguen siendo necesarias investigaciones más detalladas, a través de imágenes y muestras recolectadas para confirmar algunas especies, aumentar los inventarios de biodiversidad y poder a su vez comprender el funcionamiento de estos ecosistemas.



Más Noticias de esta sección