Ambiciosa inversión social para Colombia

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Finalmente, las plenarias del Senado y de la Cámara de Representantes aprobaron el martes el proyecto de reforma fiscal del Gobierno, con el que se busca recaudar 15,2 billones de pesos para garantizar la estabilidad de las finanzas públicas y la reactivación de la economía.

Con 76 votos a favor y uno en contra, el Senado aprobó todo el paquete del proyecto de ley de Inversión Social que, busca llegar a entre 12 y 15 millones de colombianos más que se beneficiarán de programas sociales del Gobierno, los cuales fueron reforzados por el tema de la pandemia, para beneficiar a la clase más desprotegida del país. Ahora, con esa nueva reforma, se busca asegurar la continuidad de los programas y beneficiar la producción de emprendedores que generen desarrollo y empleo.

Las intenciones del gobierno Duque siempre han sido claras y directas; hay que asegurar la inversión social que ayudará en el proceso de reactivación económica y social al paí  en todos los sectores de desarrollo, que ahora también recibirán el apoyo de los colombianos a través de la reforma tributaria ya que de  esta forma se pretende ampliar al 50 % la población del país que reciba ayudas ante las dificultades económicas agravadas por la pandemia.

Como todo proyecto tuvo su traspiés; la votación en el Senado estuvo marcada por la polémica porque los congresistas opositores se retiraron y no votaron el proyecto. Lástima que la bancada de la oposición no entendió el sentido social de la reforma de equidad del gobierno en su línea de ayudas y soluciones a la crisis mundial, que obviamente también afecta a Colombia y en una posición cerrada hicieron el show que siempre hacen para llamar la atención, ante la ausencia de una verdadera posición real que ayude y aporte en esta situación en que se encuentra Colombia y el mundo a causa de la Covid-19.

A raíz de la pandemia la pobreza monetaria en Colombia subió el año pasado 6,8 puntos con respecto a 2019 y se situó en el 42,5 %, lo que significa que el número de pobres del país aumentó en 3,6 millones de personas al pasar de 17,4 a 21 millones, según el Departamento Administrativo de Estadística Nacional, Dane.

Esta propuesta llega luego de que el anterior proyecto de reforma tributaria desatará protestas que comenzaron el pasado 28 de abril, periodo que coincidió con el momento más crítico de la crisis por la Covid-19. Con esa propuesta el Gobierno esperaba recaudar 25 billones de pesos, con iniciativas sociales que ayudaran a sostener los programas sociales con los que se brindan recursos a los más necesitados.

La propuesta fue malinterpretada y manejada malévolamente por los opositores que cambiaron radicalmente el sentido de la misma para incendiar al país en una debacle, en donde pensaban sacar réditos políticos.  Los colombianos se dieron cuenta de quienes eran los incitadores y sacaron sus propias conclusiones, mientras que el gobierno de Duque presentó la creación de este nuevo documento a partir del consenso entre partidos políticos, organizaciones civiles, la academia y el sector privado, que, sin duda, trabajarán ahora unidos por el bien de Colombia con esta ambiciosa reforma de inversión social.



Más Noticias de esta sección