Altas condiciones profesionales para ser Presidente

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Para dirigir un país se requiere que esa persona reúna las más relevantes calidades humanas, una ostensible autoridad moral, un brillo de su inteligencia, una honestidad a toda prueba, una probada capacidad profesional, una entrega total al servicio de sus compatriotas, una reconocida experiencia administrativa, una excelente comunicación oral y escrita con sus ciudadanos.

Que tenga carisma, que actué con justicia, que posea liderazgo y empatía manifiestos y que por lo menos hable el idioma universal cual es el inglés. Es lo mínimo que se le puede exigir a un Primer Mandatario de una nación; pero, ese candidato una vez conocida su trayectoria política deberá contar con el respaldo en las urnas.

Esas virtudes las  reunía Alberto Lleras Camargo, un estadista de estadistas y por ello su reconocimiento mundial como hombre de Estado. Era respetado y respetable. Gozaba de la admiración de los políticos e industriales de Europa, América y de los Estados Unidos.

Lo que de ninguna manera puede suceder es que un candidato al cual el sistema democrático le haya perdonado todas sus fechorías, todos sus actos criminales, que ha participado en secuestros, asesinato de líderes sindicales y personas de bien, que formó parte de una banda terrorista y que está unido al castrochavismo desde que ingresó a sus actividades delincuenciales aspire y quiera convertirnos en otra Venezuela.

Se trata de Gustavo Petro quién formó parte del grupo M-19 el cual se tomó violentamente el Palacio de Justicia a efecto de cumplirle a Pablo Escobar contra 3 millones de dólares que recibieron para quemar los expedientes de los narcotraficantes; empero, se atrevió a escribir un libro afirmando que el Ejército había sido el autor de ese incendio.

Sus mentiras permanentes han sido orales y escritas consecuentes con su ideología leninista. Afortunadamente fueron muchos los testigos entre los magistrados y funcionarios judiciales que salieron vivos rescatados por la fuerza legítima del Estado. Ellos evidenciaron, atestiguaron y aseveraron que la guerrilla directamente se encargó de prender fuego; fueron directamente testigos.

Petro representa no el presente, ni el futuro sino el pasado funesto. Fue el gran amigo y asesor de Hugo Chávez; entraba al Palacio de Miraflores como si fuese su casa presidencial. Es y así lo ha dicho, amigo de los pobres como Jesucristo<, siendo ateo no le importa decir lo que le conviene para sumar votos.

Pero vive en Chía en una ostentosa mansión, sus hijos no están ni en Venezuela, ni en Nicaragua, ni en Cuba sino estudiando y disfrutando como él de viviendas caras y amplias en países de la Unión Europea. Cuando él viaja al Viejo Continente se aloja en los hoteles más costosos. Se ha dado la gran vida. ¿Cómo hace para sostener ese tren de gastos tan solo con un sueldo parlamentario?

En un video vimos como guardaba en bolsas fajos de billetes; comentó que era una donación del arquitecto Simón Vélez y este lo desmintió en forma inmediata. Lamentable que esa investigación no ha producido fallo en su contra, como si ha sucedido como otros ciudadanos que han sido judicializados y encarcelados.

No hay que dudarlo, este candidato presidencial cuenta con el apoyo económico del comunismo internacional. Abiertamente ha manifestado que su gobierno será de 20 años, esto es como Castro, Ortega, Chávez y Maduro; expropiará los inmuebles al estilo Chávez, el Banco de la República emitirá como en Venezuela y obviamente disparará la inflación. Sustituirá la exportación de petróleo y carbón por aguacates y su bandera no es el tricolor nacional sino la bandera roja con la hoz y el martillo; sus símbolos son del partido marxista.

Condena la actividad productiva, genera el odio y es visible su hondo resentimiento social ya que quiere destruir el Estado de Derecho; es decir acabar con la democracia con miras a establecer un Estado totalitario como el venezolano.

Su Alcaldía en Bogotá fue desastrosa. No cumplió con sus promesas y dijo que construiría 1000 jardines infantiles y entregó cinco; que inauguraría 700 colegios públicos y no hubo sino 3 construcciones a medias, bien lo dice Enrique Peñalosa: “Todo se le va en palabras pero los hechos no lo acompañan”. Es un populista por naturaleza, su egocentrismo es máximo, miembro pasivo de la orden del pétalo.

Triste sería para Colombia que fuese elegido presidente un personaje tan tenebrosamente negativo, de tan alta peligrosidad y aciago en todo sentido. Confiemos en la madurez, sensatez y buen criterio de nuestro pueblo, que en forma unánime debe luchar por el bienestar común y general, y no por el individual que practican los de la doctrina del Socialismo del siglo XXI.

Un hecho gravísimo es el cuantioso contrato entre la Registraduría Nacional con Indra, una empresa española que ha manejado los escrutinios de Chávez y Maduro, a lo que hay que ponerle el ojo avizor de los colombianos con este tema, para que el terrible ejemplo de Venezuela no se replique en el país, en los próximos 4 años.



Más Noticias de esta sección