La monja colombiana Gloria Narváez habla de los cuatro años que estuvo secuestrada en Malí

Nacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez, secuestrada en Malí en febrero de 2017 y liberada el 9 de octubre, habló hoy, durante una rueda de prensa en Bogotá, en la que contó parte de su experiencia.


La religiosa, que fue secuestrada el 7 de febrero de 2017 en Karangasso, en el suroeste de Malí, en las zonas fronterizas con Costa de Marfil y Burkina Faso, regresó este martes a Colombia y agradeció de nuevo a todas las personas que colaboraron con su liberación.

"Aunque fue duro y difícil estar en este desierto, yo creo que Dios fue grande conmigo y me dio la oportunidad de seguir viviendo mi misión", expresó a periodistas. La monja de 59 años realizaba su labor humanitaria y de evangelización en el continente africano en Benín y posteriormente en Malí.

Narváez reveló que recibía golpes, burlas e insultos todos los días. También narró al borde del llanto cómo fueron los días en los que apenas lograba dormir y comer, porque, según dijo, "yo para ellos no valía nada, por ser mujer y por ser católica".

La religiosa contó que los terroristas que la secuestraron se la llevaron en una moto. Añadió que por años la amarraron con cadenas, y recorrían países de la región del desierto del Sahara, donde no podía dormir casi y la mayoría del tiempo comía solo una vez al día.

Gloria Narváez no guarda rencor a sus secuestradores. Varios de ellos fueron abatidos. "En mi corazón no hay rencor para ninguno de ellos", dice, mientras desde su corazón ora por los demás secuestrados.



Más Noticias de esta sección