18
Sáb, May

Contraloría alerta ineficiencia en implementación del Sistema de Salud Indígena

Municipio
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Tres Planes Nacionales de Desarrollo (2010-2014, 2014-2018 y 2018-2022) han propuesto e incumplido metas para estructurar y poner en funcionamiento el Sistema Indígena de Salud Propio e Intercultural “SISPI”.

La Contraloría General de la República, por medio de su Delegada para la Población Focalizada, realizó una evaluación a la formulación e implementación del Sistema Indígena de Salud Propio e Intercultural (SISPI), que evidenció ineficacia de las acciones desarrolladas y los recursos invertidos en este proceso.

Los pueblos indígenas han enfrentado históricamente, grandes brechas en salud respecto del resto de la población. Por ejemplo, en los últimos 10 años la tasa de mortalidad materna en la población indígena ha sido entre 6 a 2,5 veces mayor que en la población nacional.

La creación del sistema de salud indígena fue concertada entre el Gobierno Nacional y los pueblos indígenas a través de la Mesa Permanente de Concertación Indígena, en el Plan Nacional de Desarrollo “Prosperidad para Todos 2010-2014”, como respuesta a la necesidad expresada por dichos pueblos, de contar con un sistema que respondiera a las necesidades reales de esta población, respetando y fortaleciendo la diversidad étnica y los conocimientos de la medicina tradicional propia.

Desde entonces, este Plan y los dos siguientes, (Todos por un Nuevo País 2014-2018, Pacto por Colombia Pacto por la Equidad 2018-2022), incorporaron acuerdos y metas específicas para estructurar e implementar dicho sistema, que reiteradamente se incumplieron. 

No existe regulación para operación del SISPI

El sistema fue creado mediante el Decreto Ley 1953 de 2014, ordenando su desarrollo en el marco del derecho fundamental a la salud, en articulación, coordinación y complementación con el Sistema General de Seguridad Social en Salud, bajo la rectoría del Ministerio de Salud y Protección Social.  Sin embargo, a la fecha, carece de una regulación que permita su operación.

Para este propósito, durante el período 2010-2022, el Gobierno Nacional asignó $20.193 millones (en precios constantes de 2022), de los cuales ejecutó el 47% equivalente a $9.467 millones. Esto indica bajo aprovechamiento de los fondos asignados para la implementación del sistema.

De manera alterna a este proceso, el Ministerio de Salud y Protección Social en el mismo periodo, también giró recursos por valor de $50.043 millones (en precios constantes de 2022) a Gobernaciones y organizaciones indígenas, para el desarrollo de modelos de salud entendidos como experiencias propias del sistema, en distintos territorios.

Estos modelos se centran en la estrategia de atención primaria en salud, con un enfoque propio e intercultural, basado en la sabiduría ancestral y las prácticas culturales de cada pueblo indígena.

La evaluación permitió establecer que el Ministerio de Salud y Protección Social no lleva una clara identificación de modelos financiados, la población beneficiada, los recursos asignados por modelo y la continuidad de resultados. Esta falta de control dificulta la evaluación y rendición de cuentas efectiva.



Ingreso de Usuarios