Día Mundial del Reciclaje: Tips para separar efectivamente los residuos en los hogares

Sociales
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) proclamó el 17 de mayo como el Día Mundial del Reciclaje, celebración en la que se busca concientizar a la población sobre la importancia de tratar los residuos como corresponden para proteger el medio ambiente.

Se estima que el 78% de los hogares colombianos no reciclan, según cifras de la Andesco. Estos bajos niveles de reciclaje generan crisis constantes en los diferentes rellenos sanitarios por factores como la falta de espacio para disponer de los desechos.

El reciclaje ofrece una gran cantidad de beneficios, pues a través de esta práctica se puede evitar la generación de nuevos materiales y, por ende, el uso de recursos naturales. El sector privado y las industrias están cada vez más comprometidas con la adecuada gestión de los desechos que generan, ya que entienden el impacto ecológico que producen sus operaciones.

“En Cruz Verde estamos convencidos de la importancia de ejercer prácticas de reciclaje y recuperación. Tenemos una meta como grupo empresarial de llegar a tener cero residuos a rellenos sanitarios para el 2030. A través de iniciativas de desarrollo sostenible y economía circular esperamos contribuir al bienestar de las comunidades”, afirmó Claudia Sterling, vicepresidente legal y de asuntos corporativos de Cruz Verde.
Expertos de gestión ambiental del gestor farmacéutico explican que reducir la presión sobre los rellenos sanitarios es fundamental puesto que estos generan fuertes efectos nocivos para la salud humana y, además, contaminan los suelos. Así mismo, coinciden en que la separación en la fuente es clave para contribuir con esta problemática y sugieren cinco prácticas esenciales de reciclaje que se pueden implementar desde los hogares:
1. Separar materiales: es clave aprender a diferenciar los distintos tipos de residuos que se pueden generar.
2. Separar por bolsas y canecas: una vez identificados, los residuos se deben separar en bolsas y canecas de acuerdo con el código de colores establecido por el Ministerio de Ambiente. (Verde para los residuos orgánicos aprovechables, negro para los ordinarios no aprovechables, blanco para los ordinarios aprovechables)
3. Separar residuos peligrosos: estos residuos especiales, o peligrosos, deben ser entregados a los gestores especializados.
4. Evitar la mezcla de residuos: hay que evitar disponer residuos como pilas, baterías, luminarias, tóner, aceites usados, medicamentos vencidos o parcialmente consumidos junto con los residuos ordinarios. Para estos casos, se deben utilizar los distintos puntos de recolección establecidos por las autoridades ambientales, las alcaldías o el mismo sector gremial.
5. Entregar los residuos aprovechables: por último y tal vez más importante, se debe fomentar la entrega directa de los residuos aprovechables a los recuperadores de oficio del sector en el cual habitan. Esto no sólo contribuye con el cuidado ambiental, sino impulsa esta importante forma de empleo.