21
Dom, Abr

Catedral de Riohacha recibió engalanada a los feligreses y devotos de la Vieja Mello

El gobernador José Jaime Vega Vence recibió la bendición de parte del Nuncio Apostólico de su Santidad el papa Francisco; monseñor Luis Mariano Montemayor.

Municipio
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Engalanada espero la Catedral de Riohacha, a todos los devotos de la Virgen de Los Remedios, para celebrar el milagro que Ella les hiciera a los riohacheros hace casi 360 años, cuando por su amor maternal salvó a sus hijos, de ser devorados por las fuertes olas del mar que amenazaban con destruir muchas calles del hoy Distrito, en medio de una fuerte tempestad. 

Años tras años los feligreses rememoran aquel momento inolvidable que cuenta la historia, cuando la corona cae al suelo y de inmediato cesó la tormenta, acontecimiento que este año tuvo como invitado especial al Nuncio Apostólico de su Santidad el papa Francisco; monseñor Luis Mariano Montemayor.

Cada dos de febrero como es tradición, los riohacheros y visitantes tanto de otros lugares guajiros como de otras ciudades del país rindieron tributo a la ‘Vieja Mello’, como la llaman por cariño, asistiendo a las diferentes eucaristías solemnes que se oficiaron para rendirle homenaje.

Aspecto de la procesión realizada este jueves en la plaza Padilla de Riohacha, en el marco de la celebración de la Virgen Nuestra Señora de los Remedios.


A las 10 de la mañana, los devotos de la virgen de Los Remedios y los feligreses de la Catedral, este año tuvieron la dicha de poder recorrer en peregrinación alrededor de la Plaza Padilla con la imagen; procesión que por 2 ocasiones consecutivas no se venía dando por la pandemia del Covid-19. 

Ese día, los devotos de la vieja Mello, se convirtieron en fotógrafos aficionados, solo se observaban era celulares, cuando estaban realizando el registro para el recuerdo.


A las once de la mañana después de la procesión se realizó la eucaristía este año pontifical, presidida por el embajador del Papa en Colombia, y ya en las horas de la noche exactamente a las seis se finalizó con una santa misa donde el fervor y la devoción se sintieron en cada rincón de la Catedral.

Instantes cuando el alcalde de Riohacha, José Ramiro Bermúdez Cotes, recibía la bendición de parte de monseñor Francisco Antonio Ceballos Escobar, obispo de la diócesis de Riohacha.


La festividad de la Vieja Mello, se preparó con muchos días de anticipación, y el pueblo riohachero se volcó a los Rosarios de la Aurora y a las eucaristías en los diferentes sectores, pero en el más esperado por todos los devotos, desde las 4.30 comenzaron hacer presencia para rendir su tributo a la virgen, y no devolverse sin su vela Candelaria que, según la Fe y la creencia, ayuda a mitigar las tempestades tanto del alma como de la naturaleza.



Más Noticias de esta sección

Ingreso de Usuarios