Una lucha apretada

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


 

La inusual campaña electoral de los candidatos a la segunda vuelta presidencial, el izquierdista Gustavo Petro y el independiente Rodolfo Hernández, entra en las dos últimas semanas, con incertidumbre y las encuestas mostrando un resultado muy apretado.


Algo que no muestran las encuestas es ver un candidato, Gustavo Petro, haciendo cosas que nunca había hecho en política desde que está aspirando a la presidencia de la república, hace mas de seis años.  Increíble, pero todos los colombianos lo vieron, al día siguiente de la primera vuelta presidencial, en la cocina de su casa, supuestamente cocinando, pero recomendando platos italianos que son sus favoritos; lo han visto departiendo con mineros y grupos sociales que nunca había tenido en cuenta; en fin, está imitando la austera campaña electoral que hizo y sigue haciendo el ingeniero Rodolfo Hernandez, que lo tiene en el primer lugar en las encuestas colombianas, siendo el favorito para ganar las elecciones el próximo 19 de junio, a la espera que  la Registraduría Nacional del Estado Civil, no disponga otra cosa.

Ahora que a Petro le tocó salir de su zona de confort y dejar ese talante de engreído con aires de triunfador, los colombianos solo quieren saber, antes que finalice esta etapa electoral, que el mismo Petro diga cómo se siente saber que no tiene el triunfo asegurado; cómo se siente saber que es el segundón y no el primero; cómo se siente saber que no es Uribe, que lo tenía como caballito de batalla, con quien podría perder la presidencia.  Esa obsesión de Petro por nombrar y echarle toda la culpa a Uribe, se cayó el pasado 19 de junio y se quedó sin argumentos para incendiar al país. Ojalá, ahora que ha cambiado de tónica, solamente por conveniencia, pudiera responder todos estos interrogantes; seguramente se le caería toda la mentira que tiene montada con la campaña política que ahora adelanta.

Las últimas encuestas muestran el primer puesto para el ingeniero Rodolfo  Hernández, exalcalde de Bucaramanga, la quinta ciudad del país, desde que pasó a la segunda vuelta que se celebrará el 19 de junio y lo presentaran como favorito, a pesar de que Petro siempre había liderado la intención de voto en todos los sondeos previos a la primera ronda.


En la feria de las encuestas, en donde los candidatos bajan y suben  a medida que salen a la opinión pública los resultados, hay que tener en cuenta que este tipo de consultoría  deben tener una reglamentación más estricta, más seria, ya que manipulan la opinión pública, con facilidad, crean confusión y son imprecisas, así como quedó demostrado en las pasadas elecciones del 29 de mayo; tema que se debe plantear y tratar a profundidad, en la próxima reforma política. Punto a tener en cuenta.


Rodolfo Hernández, un empresario multimillonario de la construcción, sigue dedicado a explicar su programa de gobierno en redes sociales, después de hacer campaña en primera bajo el casi único lema de luchar contra la corrupción y promover políticas de austeridad. 

En ese sentido, publicó diez propuestas para las mujeres para resolver lo que nunca se pudo, desperdiciando años de la vida del país, entre las que están crear créditos con tasas de interés bajas para las emprendedoras o un sistema integral de cuidados que reconozca las labores no remuneradas, facilite apoyos y reduzca las cargas; también insistió en que donará su sueldo para que se puedan becar a 30 muchachos pobres y que ellos puedan estudiar la carrera que quieran, en la línea de otras propuestas contra la austeridad que ha lanzado.

Hernández, que no acostumbra a hacer actos públicos y ha declinado ir a debates porque opina que no puede explicar sus propuestas en ese formato. Precisamente este estilo de hacer campaña ha provocado una adaptación de Petro, quien ha dejado atrás las plazas públicas, donde ante decenas de miles de personas se siente cómodo dando largos discursos a sus seguidores para hacer apariciones más espontáneas con comunidades o sectores productivos concretos.

Ambas campañas siguen recibiendo apoyos de sectores del centro. Hoy, después de que Hernández rechazase hacer un programa de gobierno conjunto con el excandidato del centro, Sergio Fajardo, que quedó cuarto el 29 de mayo, éste último se reafirmó en que no va a votar por Petro y que anunciará próximamente su voto. Mientras tanto, el Nuevo Liberalismo, una de las formaciones que integran la Coalición Centro Esperanza por la que se presentó Fajardo, también ha expresado su apoyo a Hernández   explicando que el ingeniero representa una emoción de centro que, hay que reconocerlo, en la Coalición Centro Esperanza no se supo interpretar, ya que el centro, dicen ellos, no quiere el continuismo pero tampoco cree en la propuesta de Gustavo Petro.

La segunda vuelta electoral presidencial esta para alquilar balcón, ya que el país giraría por fuera de los partidos políticos, en donde de seguro los temas principales serán  en materia de seguridad, lucha contra la corrupción e incluso el acuerdo de paz, que también sufriría algunos cambios.

De hecho ya se está viendo un nuevo país, por la forma tan peculiar de hacer su campaña política Rodolfo Hernández, que obligó a su contendor a cambiar sus malas mañas proselitistas, de compra de votos, de discursos eternos en medio de un multitud llegada de todas partes para llenar la plaza pública. Sí, estamos viendo ya un nuevo país, las bases se expresaran en el próximo 19, eso sí dejando en claro que el próximo Gobierno, sea quien sea, debe hacer cosas diferentes ya que gane quien gane, no lo tendrá fácil, porque ninguno de los candidatos tiene garantizado las mayorías en el Congreso, en donde se tiene la última palabra en materia de leyes y legislación.



Más Noticias de esta sección