Columnistas de La Guajira

Alejandro Rutto Martínez

Columna: Opinión

e-mail: alejandrorutto@gmail.com

Hoy es un día hermoso para dar gracias a Dios por la forma en que se inspiró para crea uno de los lugares más hermosos del planeta y mañana también…y todos los días. Porque la obra de Dios ha sido tan grande y bella que no habrá forma de expresarle nuestra inmensa gratitud por el obsequio incomparable de ríos, mares, paisajes y gentes.

Yo me imagino la febril actividad y el movimiento incesante que hubo en el taller de Dios el día que todos los obreros allí presentes se dedicaron de lleno a crear la más hermosa península de Sudamérica: en el centro Dios omnisciente entregaba los planos terminados del inimaginable lugar que había concebido en sus arduas sesiones de exquisita tarea artística. Y sus ángeles lo tomaron en sus manos inmaculadas y de inmediato se pusieron a hacer cuidadosamente la labor encomendada. Consiguieron pinceles, acuarelas de luminosos colores para dibujar atardeceres y un lienzo enorme para plasmar muchos kilómetros de mar, y finos corpúsculos de arena para bosquejar el dorado tapiz del enorme semi desierto en el que convivirían hermanados y por centenares de años buenos las burbujas multi cromáticas de la vida y la quietud conmovedora de lo absoluto.

Algunos ángeles querían trabajar más de prisa porque tenían mucho trabajo acumulado, pero los más juiciosos les llamaron la atención y les explicaron que lo demás podía esperar. Tenían la orden de perfilar una obra maestra y la prisa no era una buena consejera. Por esta razón ordenaron rehacer las curvas lisas de las costas y trazar en cambio algunos salientes y entrantes que decoraran el cuadro final. De esta manera fueron apareciendo Punta Gallinas, Punta Espada, Bahía Portete y, por supuesto, el mítico Cabo de La vela.

Cuando el trabajo iba muy avanzado una cuadrilla de ángeles expertos en alturas comenzaron a levantar una montaña  gigantesca y al lado otra y otra más y eligieron los dos picos más altos para colorearlos de blanco eterno.   Un ángel entrado en años, experto en el color azul trazó varias líneas de ese color y estrellas una más larga y gruesa a la que después se llamaría Río Ranchería.

Unos laboriosos ángeles expertos  variedad paisajística decidieron que no todo podía ser igual y por eso se dieron a la tarea de crear tres guajiras en lugar de una: por allá estaría la más seca y desértica; en el centro una región menos seca más poblada y más al sur una bien fértil y tapizada de verdes praderas.

Alguien más se puso en la tarea de dibujar unos puntos grandes que representaban a las ciudades y unos puntos más pequeños que representarían a los pueblos. El lápiz fue usado de manera prolongada porque los pueblos fueron muchos. Fue necesario traer otro y otro más. Y luego dibujaron unos puntos más pequeñitos  a los que llamaron rancherías y fueron muchos, muchos de manera que no había país en donde hubiera más puntitos que en la hermosa Guajira.

Dios no permitió que los ángeles crearan a las personas. Fue una tarea que se reservó para sí mismo pues quería crear seres humanos con un corazón tan grande como la misericordia que Él mismo tiene: haría niños inocentes y amorosos, dedicados a disfrutar su infancia y a soñar con su porvenir y también crearía mujeres en cuyos ojos estaría siempre la veta del inconmensurable amor por los suyos.

De esa manera Dios hizo la mejor de sus obras y quiso regalarla a quien la mereciera pero después de mucho pensar, decidió reservarla para sí y por eso la guajira es maravillosa, inmensa, ilimitada y es propiedad reservada, por el dueño de la vida. Propiedad del dueño de la vida…territorio de Dios.

Primero que todo es bueno aclarar que estudié en nuestro querido y viejo colegio San José en los tiempos en que era una institución privada. Así como lo leen: el más emblemático de nuestros planteles públicos era privado: privado de acueducto, privado de laboratorios, privado de profesores licenciados, de abanicos, de baños, de libros nuevos…de todo.

Es un hecho: las personas desea tener más equipos, elementos y bienes con los cuales satisfacer sus necesidades. La ambición es insaciable: tener y tener; más y cada vez más. Y no es sólo un deseo o un capricho sino un derecho ligado la subsistencia del ser humano. Cada persona debe tener garantizado un mínimo vital para su subsistencia. En eso todos estamos de acuerdo a tal punto que se han creado leyes y normas destinadas a garantizar que todos, en igualdad de condiciones, podamos disfrutar de lo mínimo para tener una existencia digna.

Durante la realización del Foro Educativo Municipal que se llevó a cabo con gran éxito en Riohacha, hubo un panel en que los estudiantes y profesores tuvieron la oportunidad de interactuar con los profesores cubanos de la Universidad de Matanzas y le hicieron interesantes preguntas sobre el día de la educación: ¿Cuánto dura en Cuba una jornada de clases? ¿De qué manera enseñan? ¿Hay violencia escolar en su país?.

El recuerdo del Maicao peligroso en que cada mañana anunciaban por la radio que habían amanecido cinco o seis muertos, no me gusta. El Maicao de las calles llena de barro y lodo, fuentes de mosquitos y enfermedades, tampoco me gusta.

Durante la primera jornada de estudio y aprobación de los proyectos de inversión en los Ocads, el Gobierno del alcalde Rafael Ceballos Sierra presentó varias iniciativas que en el futuro contribuirán notoriamente al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades residentes en la zona urbana y las áreas rurales del municipio.

Quiero que mis amigos sepan que estoy de verdad triste en este día. La partida de David Sánchez Juliao me tomó de sorpresa como a todos en este país y, por supuesto, me conmovió. Me conmovió como lector de sus obras, como oyente casi fanático de El Flecha, El Pachanga y Abraham All Humor, pero, sobre todo como amigo que fui de este intelectual cuya voz de locutor de noticias, su barba de patriarca oriental y sus ocurrencias de hombre Caribe a carta cabal, marcó una época en la literatura colombiana.

La palabra que mejor define a Julio de la Rosa, el legendario patriarca del barrio el Carmen, es vitalidad. Los inviernos y los veranos han pasado por su vida sin dejar en él más huella que la de algunas tenaces arrugas en su rostro siempre adornado por su inconfundible sonrisa y sus múltiples gestos de alegría.

Las cosas que tiene Maicao solo las entendemos las maicaeros y eso, haciendo un gran esfuerzo, porque de lo contrario también nos encontramos sin las necesaria explicaciones a varios fenómenos constitutivos por el amor a esta bella tierra.

Los brotes de ántrax en La Guajira tienen varias facetas, entre ellas el peligro que corren quienes consuman carne contaminada. Otra de las aristas de esta situación no ha sido divulgada del todo: la quiebra de los productores y comercializadores y carne de chivo cuya economía se ha visto seriamente lesionada a raíz de los informes sobre el brote de la enfermedad y un las noticias sobre nuevos casos en los últimos días.

El pasado sábado 17 de julio sobre la Troncal del Caribe se presentó uno de esos accidentes al cual podríamos dar el calificativo de absurdo: cuando se desplazaba tranquilamente a casa, para tener un merecido descanso, luego de una jornada en la que se había dedicado a beber gota a gota el vaso de segundos y minutos que se le despachó al comienzo del día, tuvo un impacto abrupto, inesperado y mortal contra una carretilla que alguien había abandonado en la oscura carretera.

Para definir a Carraipía hay que decir que es un pedazo de tierra hermoso, dibujado por el pincel de Dios en el lienzo nítido de su infinita sabiduría. Cuando escucho hablar de Carraipía se encienden mis emociones pues se trata de un lugar que asocio a mis mejores recuerdos, desde la edad temprana cuando en los pliegues de mi memoria comenzaron a alojarse las historias, las anécdotas y los relatos bien contados de quienes habían tenido el privilegio de conocerlo.

Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándonos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.(1ª. Pedro 3:8-9)

Tienen tanto en común La Guajira como departamento y Maicao como ciudad que la suya puede considerarse una relación de madre e hijo pero en este caso con un hijo cuyas características y condiciones le permiten aspirar al apelativo de hijo preferido con el cual mantiene estrechos lazos de afecto y muy singulares vínculos de armonía. Veamos algunas de las razones por las cuales podemos considerar a Maicao como el hijo consentido de nuestro bello departamento:

Debo aclarar que nací a mediados de la década sobre la cual escribo y por eso no es mucho lo que la memoria guarda. Recuerdo eso sí que la gente andaba en burro, en caballo y en mulo.

Dios nos ha estado preparando desde hace mucho tiempo para tantas cosas y creo que algunas de ellas las hemos adelantado y en otras nos encontramos ocupados en este preciso momento pero no cabe duda de que lo mejor está por venir, de que los compromisos más importantes están en el futuro y por eso no podemos detenernos: hay tanto por hacer y tan poco tiempo para realizarlo que lo mejor es ponernos manos a la obra sin pérdida de tiempo.

El sábado 5 de junio era un día de vida: según el calendario de la ecología éste es el día Mundial del Medio ambiente y en diferentes lugares del mundo se conmemora con una programación destinada a crear conciencia sobre el daño que se le está causando al planeta y a tomar medidas para evitar que siga su terrible deterioro.

Señor, ayúdame a buscarte en todo tiempo, a verte en todo lugar a encontrarte en cada una de las horas en que he de vivir. Si he de ser una huella permite que se plasme en los verdes jardines en y los inmensos campos por donde transitan los hombres libres ante el mundo y sometidos a ti.

En nuestra primera entrega nos preguntábamos sobre las similitudes en tres ciudades diametralmente distintas. Tan diferentes como pueden serlo Río de Janeiro en Brasil y Aguachica en Colombia. O como lo son Nueva York y Ciénaga. Continuemos hoy con el análisis iniciado.

Qué tienen en común Santa Marta y Río de Janeiro? ¿Riohacha y Nueva York? ¿Cartagena y Sao Paulo? ¿París y Maicao? Aunque las diferencias son notorias entre los centros urbanos mencionados, todos tienen algo que las hace semejantes:

Escuchar es una de las funciones más importantes de los seres humanos independientemente de la actividad a la que se dediquen.

Un oído bien entrenado puede diferenciar las notas producidas por los instrumentos de la orquesta; y distinguir con certeza los infinitos sonidos del bosque en una alegre tarde soleada y, sin mayores dudas, percibir las tonalidades de las voces correspondientes a personas conocidas.

La pastora Blanca Pérez de Ortega nació en Barranquilla el 26 de agosto de 1.946 y desde muy joven llegó a los caminos del Señor pese a la oposición de algunos de sus familiares quienes, al principio la cuestionaron por su decisión de dedicarse por entero a los asuntos de su Creador.

El trabajo en equipo es un estado superior del funcionamiento de los grupos pues no se trata únicamente de estar juntos los unos con los otros, si no de actuar en armonía como una solo unidad en busca de un objetivo favorable para todos los miembros de la organización.

En ocasiones se combinan una serie de factores de manera casi inexplicable como la del fotógrafo cuya lente capta el momento preciso en que un águila, veloz y certera, captura a su esquiva y asustada presa en pleno desierto. ¿Suerte, cierto? Solo en apariencia porque el fotógrafo estuvo ahí en ese momento único y, además, estaba preparado, con una cámara en buen estado, dotada de su batería totalmente cargada y con el espacio disponible de la memoria. Además obturó en el momento exacto y lo hizo como lo indica su experiencia de varios años en el oficio.

“Tener un poco de buena suerte es imprescindible para obtener la victoria” decía uno de los directores técnicos presentes en la tertulia, y agregaba “una vez jugábamos un partido importante y el marcador estaba igualado. Cierto delantero disparó en sentido contrario hacia nuestro marco y la pelota llegaba suavemente a la mano de nuestro portero.

¿Por qué la humildad es importante para el liderazgo? Veamos las siguientes razones:

Uno de los componentes del liderazgo es el poder y fundamentalmente el ejercicio del poder. El líder propone, dispone y las directrices sobre lo que debe y no debe hacerse y por tales razones es difícil encontrar unas relación directa entre liderazgo y humildad, entre mandar y ser humilde entre tomar serias decisiones y mantener intacta la esencia de lo que significa ser humilde.

En la vida se puede ser defensor y admirador de las tiranías o admirador y seguidor del pensamiento del Libertador Simón Bolívar, pero es bien difícil tener las dos posiciones al mismo tiempo. Por lo menos es lo que se puede inferir cuando profundizamos en los escritos y en la filosofía misma del más importante hombre de la gesta de la independencia en el continente americano.

Eran las 8 de la mañana del viernes 12 de marzo cuando una aprendiz llegó a la portería del Sena en Riohacha y, al notar el silencio y la inusual soledad de esa hora se sintió extrañada.