Desafíos en la economía colombiana

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
La generación de empleo y el déficit externo son los principales desafíos de la economía colombiana en 2020, año en el que se espera que el país vuelva a crecer por encima del promedio de Latinoamérica.
La generación de empleo y el déficit externo son los principales desafíos de la economía colombiana en 2020, año en el que se espera que el país vuelva a crecer por encima del promedio de Latinoamérica.El déficit externo -que se mantuvo en niveles altos- y el deterioro paulatino del mercado laboral son los principales retos de Colombia para 2020, año en que se prevé un crecimiento del 3,5 %, es algo que advirtió la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (Cepal) en su informe anual, en el que resaltó la evolución del país.Mientras Latinoamérica está por completar su peor septenio en 70 años, con un crecimiento de apenas 0,1 % en 2019, la economía colombiana se expandió cerca del 3,2 %, resultado que puede mejorar este año.Estas perspectivas están asociadas al hecho de que los emprendedores y los empresarios mantienen su confianza en la estabilidad y el buen comportamiento de la economía.Expertos analiza que la situación macroeconómica del país se destacó positivamente ante un entorno internacional caracterizado por un lento avance y plagado de riesgos a la baja en la forma de tendencias proteccionistas.La economía colombiana muestra una "resiliencia extraordinaria", respaldada por una "robusta" demanda interna debido esencialmente al alto consumo de los hogares.A esto se le suman conceptos de economistas que coinciden en que el consumo de los hogares caminó más rápido de lo esperado por una combinación de factores coyunturales, en donde los hogares gastaron sus ingresos adicionales y se endeudaron más, los migrantes que llegaron masivamente dinamizaron el consumo de bienes primarios y servicios y las familias apoyaron a los trabajadores que perdieron su empleo para que pudieran mantener su consumo.Pese a ello, los analistas consideran que las recientes protestas en el país tuvieron efectos moderados, y se espera que transitorios, en la economía, pero frenaron las reformas.Para la Cepal, "el deterioro progresivo del empleo es otro motivo de preocupación" este año en Colombia pues ocurrieron "considerables pérdidas de puestos de trabajo, al parecer relacionadas con el desaliento laboral de trabajadores de baja productividad y las vinculaciones precarias por la acentuada presión de la migración venezolana".El desempleo en noviembre pasado fue del 9,3 % y se estima que el promedio de 2019 ronde el 10 %, uno de los más altos de los últimos ocho años.A ello se suma el déficit en cuenta corriente, equivalente al 4,4 % del PIB, "uno de los más amplios" entre las economías emergentes, según BNP Paribas.Con ese escenario de fondo, los analistas apuntan a una subida de los tipos de interés en el primer trimestre para contener el déficit en cuenta corriente, las presiones inflacionarias y la depreciación del peso ante el dólar.Mientras tanto, el Gobierno se plantea como desafíos el impulso del turismo y de la productividad, así como  aprovechar las buenas condiciones generadas por una tasa de cambio competitiva para las exportaciones.

Más Noticias de esta sección