Los desafíos a enfrentar

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


 

Entre los desafíos que tendrá quien gane las elecciones presidenciales colombianas, están las reformas para continuar con el crecimiento económico, seguir avanzando en derechos, luchar contra la polarización sin precedentes en el país y seguir atendiendo las demandas sociales en la post pandemia.

Estas coyunturas, además, se enmarcan en un desafío por la violencia diaria y la disyuntiva que se le presentará al próximo mandatario, es sentarse a negociar con los grupos armados y la guerrilla o seguir con una aproximación de paz con legalidad que ha abanderado el actual Gobierno.

A esto se añade la presión para mantener el crecimiento económico -de un 10,6 % del PIB en 2021- que ha experimentado Colombia y su responsabilidad de adoptar medidas que garanticen su continuidad y a la vez dobleguen la curva inflacionaria del país. En esta línea, lo primero que tiene que hacer el próximo gobierno es garantizar que haya recursos para poder hacer todas las reformas sociales, las cuales serán satisfechas con la necesidad de aprobar una reforma tributaria con la que, por el momento, todos los candidatos han mostrado estar de acuerdo.

Esta reforma debería ir acompañada de otra, la de las pensiones, dos grandes proyectos legislativos para los que el próximo presidente deberá buscar respaldo en el Congreso, donde se topará con otro desafío: la polarización, ya que hay grandes divisiones.

Las demandas que exigieron los colombianos durante las protestas sociales del año pasado, siguen siendo una asignatura pendiente que el próximo mandatario que deberá enfrentar, tratando de impulsar un modelo productivo más inclusivo, que tenga en cuenta el tema de la tierra y de la seguridad alimentaria.

En las elecciones que se celebrarán el próximo domingo 29 parece poco probable que un candidato logre la mitad más uno de los votos necesarios para ganar en primera vuelta, lo que obligaría a una segunda el 19 de junio entre los dos primeros.

Un peligro que está latente y que todos los colombianos están pendientes, es el fantasma del fraude, que amenaza con presentarse de nuevo tras las acciones de las pasadas elecciones legislativas, y que puede afectar la gobernabilidad del ganador; el riesgo es inminente, las acusaciones de fraude en marzo quedaron conformadas después de que la Registraduría contabilizara  y aportara votos de más al Pacto Histórico, lo que hizo que este grupo político ganara nuevas curules en el Congreso de la República. El fraude fue de frente al pueblo colombiano, que con toda razón expresa su preocupación por la manipulación en los resultados electorales.

En el fondo hay mucha incertidumbre sobre lo que puede pasar el domingo en el país; no existe la tranquilidad de elecciones anteriores, inclusive por la falta de altura del debate presidencial, en donde algunos candidatos se han encargado de generar temores, conflictos, atemorizando a los colombianos.

Colombia es un país de centro, maneja desafíos diariamente para mantener una burocracia que hoy en día está en riesgo y amenazada, precisamente por el ambiente en el que se han visto involucradas muchas emociones gracias al factor desestabilizador que trata de imprimir el candidato de la izquierda.

Otros de los desafíos para el próximo presidente de la república, son la urgencia de seguir promoviendo un modelo energético más sostenible, en donde el actual gobierno ha avanzado en forma consideradable, recibiendo reconocimiento mundial, como también seguir con el tema del narcotráfico y las drogas, en donde hay que trabajar en forma insistente y pareja.

Quien gane las elecciones presidenciales, deberá tomar una decisión con respecto al proceso de paz y la implementación de sus acuerdos especialmente después del incremento de la violencia que ha vivido el país en los últimos meses.

En el ámbito internacional, Venezuela será una de las piezas clave para la próxima presidencia por que debe definirse si se restablecer relaciones completamente, o se opta por un proceso más gradual o se continua con el proceso actual. Es otro problema que tiene el próximo presidente de la república.



Más Noticias de esta sección