Todo un reto digital

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La transformación digital es clave para la reactivación económica de Hispanoamérica, así como para que la región sea mucho más competitiva; el 2020 ha sido un año de retos a nivel mundial y ha evidenciado que Hispanoamérica tiene en la transformación digital las herramientas para liderar su reactivación económica y potenciar entre los países las sinergias que permitan convertirnos en una región más competitiva.

La transformación digital es la reinvención de una organización a través de la utilización de la tecnología digital para mejorar la forma en que se la organización se desempeña y sirve a quienes la constituyen. Digital se refiere al uso de la tecnología que genera, almacena y procesa los datos y que actualmente es una herramienta que esta liderando las acciones del mundo.

La transformación digital surge por la necesidad de las empresas de adaptarse al cambio en las demandas de sus clientes. El desarrollo de Internet y la telefonía móvil ha trasformado la forma en que los usuarios se relacionan con las empresas. Los clientes exigen más servicios en menos tiempo.

El nivel de adopción digital en organizaciones de la región es uno de los resultados que arrojó que el 90 de las empresas ya desarrollaron el uso de canales en línea y que el teletrabajo es una realidad que seguirá creciendo por sus beneficios. Ahora más del 50 % de los empleados pueden realizar sus labores de manera remota, con los recursos necesarios suministrados por las empresas.

Hay que romper las barreras de la digitalización de las empresas y de la sociedad en general, de las empresas y de la sociedad en general, como son la resistencia al cambio, los costos, la alta de competencias, la usencia de oferta adaptada al mercado como infraestructura, dispositivos y soluciones; la seguridad, la incertidumbre jurídica y el nulo  compromiso en la gestión, por medio de un gran acuerdo público-privado, un pacto digital que permita un camino más justo y sostenible cerrando las brechas de desigualdad social.

El uso de la competencia digital, debe ser  crítico y seguro en las tecnologías de la sociedad de la Información para el trabajo, el ocio y la comunicación. Estas competencias suponen un conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes y estrategias que se requieren para el uso de los medios digitales y de las tecnologías de información y comunicación.

La competencia digital se apoya en las habilidades del uso de ordenadores para recuperar, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información y para comunicar y participar en redes de colaboración a través de Internet. 

La idea es seguir invirtiendo en educación y competencias digitales,  de tal modo que se ofrezca una conectividad inclusiva que permita acelerar el acceso al mundo digital por medio de la revisión de los marcos regulatorios y fiscales. Mejorar la conectividad también tiene un efecto directo en el crecimiento económico; llevar Internet a los que actualmente están desconectados añadiría 6,7 billones de dólares a la economía global y sacaría a otros 500 millones de personas de la pobreza.



Más Noticias de esta sección